27 Sep 2019 - 5:00 a. m.

¿Ese es el actuar correcto del Esmad?

El Espectador

Si dentro de los protocolos “correctos” de operación del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) está lanzar gases lacrimógenos que afectan a los pacientes de un hospital, es necesario que se modifiquen y se vuelvan a pensar esas regulaciones. Aunque desde el Ministerio de Defensa, la Alcaldía de Bogotá y la Policía Nacional se ha intentado enviar el mensaje de que las autoridades han actuado adecuadamente en las protestas que se han visto estos días en la capital, los videos publicados y los testimonios de estudiantes y directivas de universidades públicas y privadas cuentan una historia distinta. ¿Acaso es incapaz el Estado de respetar las protestas y responder de manera proporcional cuando ocurren desmanes?

En los últimos días se presentaron focos de protestas estudiantiles en Bogotá., en la sede de la Universidad Distrital, frente a la Universidad Javeriana, y en la Universidad Pedagógica, que se salieron de control. El país vio al Esmad operar de manera desmedida y preocupante. Videos muestran cómo los gases lacrimógenos lanzados por agentes del Esmad entraron al Hospital San Ignacio (de la Javeriana) y cómo varios de estos agentes luchaban con estudiantes y los reprimían de manera violenta en las gradas que dan a la biblioteca de la Javeriana.

En entrevista con Blu Radio, el rector de la Universidad Pedagógica, Leonardo Fabio Martínez, contó que varios miembros del Esmad ingresaron a la institución sin permiso, “por lo cual no estamos de acuerdo”. En un comunicado, la Universidad Javeriana rechazó “los hechos lamentables registrados en el día de ayer, que afectaron nuestra comunidad universitaria, el entorno del Hospital Universitario San Ignacio y sus pacientes”. Por su parte, la Facultad de Ciencias Sociales de la Javeriana escribió que “condena y rechaza enfáticamente la violenta represión a las manifestaciones estudiantiles por parte del Esmad... en especial, denunciamos la detención arbitraria de estudiantes y docentes de las facultades de Ciencias Sociales y Artes de esta universidad”. ¿Cómo pueden seguir las autoridades diciendo que todo se hizo de manera correcta?

El derecho a la protesta existe y, sí, en muchas ocasiones esta manifestación debe ser incómoda. Sin apoyar las vías de hecho (que siempre rechazaremos), las autoridades deben estar preparadas para reaccionar de manera proporcional y sin afectar los derechos fundamentales de quienes se toman las calles para hacerse oír. La frustración del pueblo no puede ser contestada con arrogancia burocrática. Es lamentable escuchar al alcalde de la ciudad, Enrique Peñalosa, decir que “hay algunos que ven en (las protestas) la oportunidad para generar desorden en estas épocas electorales”.

Especialmente porque los motivos están claros. Los estudiantes de la Universidad Distrital decidieron manifestarse en oposición al terrible escándalo de corrupción que involucra a esa institución y que además lleva un par de décadas en desarrollo. Según la Procuraduría, el director del Instituto de Extensión de esa universidad (Idexud), Wilman Muñoz, habría desfalcado a la institución por cerca de $10.400 millones. Hablando con la Fiscalía, Muñoz ha involucrado a otros funcionarios (incluyendo al rector actual, Ricardo García), concejales, alcaldes locales y funcionarios de entidades como Fonade y el Sena. A partir de ahí surgieron las protestas que terminaron involucrando a estudiantes de la Javeriana, quienes se solidarizaron al ver las reacciones del Esmad.

Que la protesta siempre sea un tema complejo no es excusa para cualquier tipo de reacción estatal. Los estudiantes tienen derecho a manifestarse y el Esmad debe poder responder sin causar más daños.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos de lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Comparte: