Espectáculos que terminan en injusticias

Noticias destacadas de Editorial

Las ansias de mostrar resultados e impartir justicia no pueden dar paso a actuaciones irresponsables de las autoridades que, de paso, vulneran los derechos de los implicados. La absolución, por segunda vez, de Mateo Gutiérrez León es un penoso recordatorio de que la Fiscalía no siempre ha actuado como es debido.

Gutiérrez había sido relacionado con una seguidilla de atentados que azotaron a Bogotá desde 2015, incluyendo la instalación de dos artefactos explosivos en el norte y el centro de la capital, en septiembre de 2015, y la activación de un petardo contra la DIAN, en diciembre de 2016. Estos hechos fueron atribuidos al Movimiento Revolucionario del Pueblo (Mrp), el mismo que estaría detrás del atentado al centro comercial Andino en 2017.

En febrero de 2017, cuando era estudiante de Sociología en la Universidad Nacional, Gutiérrez fue capturado en Bogotá y acusado de terrorismo, hurto calificado y agravado, fabricación, tráfico o porte de armas, y concierto para delinquir. Desde el inicio, la Fiscalía aseguró tener pruebas suficientes para emitir una condena. Su captura se presentó ante los colombianos como un éxito.

Sin embargo, en noviembre de 2018 un juez de la República absolvió a Gutiérrez tras concluir que no se cumplió con la carga probatoria para demostrar que participó en el atentado del 2015, ni se logró probar su vinculación al Mrp. Además, la defensa evidenció que Gutiérrez estuvo en otro lugar el día de los hechos. El juez también desestimó la declaración de un testigo que dijo reconocer a Gutiérrez a un año del atentado, después de que un intendente de Policía le mostrara una foto del joven. La decisión de segunda instancia confirmó que el caso de la Fiscalía era endeble.

Aunque el ente acusador ya presentó un recurso de casación y el proceso podrá pasar a revisión en la Corte Suprema de Justicia, no se pueden pasar por alto los errores cometidos. Gutiérrez pasó cerca de dos años encarcelado, sus estudios universitarios quedaron en el limbo, fue estigmatizado y condenado prematuramente por las autoridades y los medios de comunicación. Incluso, el presidente de ese entonces, Juan Manuel Santos, llegó a celebrar su captura en Twitter, diciendo: “Duro golpe al crimen dieron Policía y Fiscalía con capturas de Mateo y El Cojo, responsables de terrorismo en Bogotá en últimos tres años”. ¿Habrá rectificación ahora que la justicia lo absolvió?

No es la primera que advertimos en este espacio lo irresponsable que es impartir justicia a través de los micrófonos de los medios y publicitar capturas rimbombantes que luego se desmoronan en el juicio por falta de sustento. Ante hechos atroces de terrorismo que exigen contundencia, los operadores judiciales deben proceder con seriedad. Es preferible un actuar prudente, silencioso y riguroso, que estos espectáculos que terminan en nada.

La frustración y la desconfianza frente al actuar de la Fiscalía en el caso de Gutiérrez le hacen mucho daño a esa institución. A eso se suma que el ente investigador tiene una deuda pendiente, pues sigue sin poder determinar con seguridad quiénes fueron los responsables de los atentados atribuidos al Mrp, que causaron tanto dolor y desazón entre los bogotanos. ¿Llegará algún día la justicia?

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos de lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Comparte en redes: