Publicidad
18 Nov 2020 - 3:00 a. m.

La institucionalidad se impone en Perú

Francisco Sagasti cuenta con las condiciones personales y profesionales suficientes para sacar al país adelante en este período de transición y hasta las elecciones de abril. / Foto: David Campuzano - El Espectador
Francisco Sagasti cuenta con las condiciones personales y profesionales suficientes para sacar al país adelante en este período de transición y hasta las elecciones de abril. / Foto: David Campuzano - El Espectador

La incertidumbre que envolvió a Perú en estos últimos días ha sido superada luego de que el Congreso escogiera como presidente interino a Francisco Sagasti, quien se posesionó ayer. De esta manera se supera el vacío constitucional por la destitución de Martín Vizcarra y la renuncia precipitada de su reemplazo, Manuel Merino, tras las protestas y la represión policial que dejaron dos muertos y cerca de 70 heridos. Sagasti aleja así la inestabilidad de la última semana y deberá conducir el país a las elecciones presidenciales de abril del próximo año. Es de esperar que un manejo equilibrado y hábil del país, con especial cuidado en su relación con el Congreso, le permita concluir la transición sin mayores inconvenientes.

En lo que va corrido del presente período presidencial el país ha tenido cuatro presidentes, dos de los cuales fueron apartados de sus cargos por acusaciones de corrupción. En el caso de Martín Vizcarra hay pendiente una interpretación del Tribunal Constitucional (TC), al cual el Ejecutivo le consultó si las causales para destituirlo, en el primer intento que se llevó a cabo en septiembre, estaban previstas o no en la Constitución, por “permanente incapacidad moral”. La decisión del TC está próxima a conocerse. Un problema adicional se generaría en caso de que decida declarar nulo lo actuado por el Congreso y se pudiera abrir el camino para el retorno de Vizcarra al poder. Según los analistas peruanos, esta no es una opción viable.

En su más reciente columna de El Espectador, el constitucionalista Rodrigo Uprimny se refirió al caso del Perú al mencionar la expresión “constitucionalismo abusivo”, de acuerdo con el profesor David Landau. Al establecer el sistema de pesos y contrapesos se diseña una estructura que, al menos en el papel, parece destinada a garantizar el juego democrático dentro de los cauces institucionales. Sin embargo, estos elementos previstos “para evitar abusos de poder y garantizar la alternancia democrática” pueden terminar convirtiéndose, paradójicamente, en mecanismos perversos que son usados por ciertos grupos para llegar o continuar en el poder. Según Uprimny: “Si la razón del Congreso para cesar a Vizcarra son las investigaciones judiciales en su contra, entonces, para no interferir en la justicia, debió permitir que estas siguieran su curso (…) La decisión de vacancia fue tomada en pocos días y el debate duró pocas horas. No hubo el mínimo debido proceso (…) El artículo 117 constitucional señala los únicos casos en los que el presidente en ejercicio puede ser procesado y no incluye los delitos por los que fue vacado Vizcarra”.

Francisco Sagasti, exdirectivo del Banco Mundial y con una hoja de vida de tecnócrata involucrado en las políticas públicas, cuenta con las condiciones personales y profesionales suficientes para sacar al país adelante en este período de transición y hasta las elecciones de abril. El Partido Morado, del cual hace parte, no se sumó a la destitución de Vizcarra, lo que le confiere legitimidad para asumir la Presidencia. El excanciller Allan Wagner lo definió como un “profesional muy competente como ingeniero, economista y especialista en ciencia y tecnología (…) En lo personal, es afable, dialogante, busca generar consensos y es especialista en dinámica de grupos”. Todo lo anterior apunta a que la persona escogida por el parlamento es la más idónea, en medio de un grupo de congresistas con un alto grado de desprestigio popular.

Dentro de este panorama es de esperar que cese la ola de protestas —que lamentablemente dejaron a dos jóvenes muertos, muchos heridos y desaparecidos— y el país retorne a la calma. Mientras tanto la Fiscalía ha iniciado investigaciones contra Manuel Merino por la represión indiscriminada que desató la policía. Sagasti manifestó que “cuando un peruano muere, y más aún si es joven, todo el Perú está de duelo, y si muere defendiendo la democracia, al luto se suma la indignación”.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos de lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

PerúFrancisco Sagasti