Publicidad

La muerte de Guevara no debe quedar impune

27 de diciembre de 2020 - 22:00 p. m.
Andrés Felipe Guevara Henao, de 27 años, era el periodista judicial del diario Q'Hubo Cali. El pasado 21 de noviembre fue víctima de un ataque sicarial en el barrio Mariano Ramos (oriente de la ciudad).
Andrés Felipe Guevara Henao, de 27 años, era el periodista judicial del diario Q'Hubo Cali. El pasado 21 de noviembre fue víctima de un ataque sicarial en el barrio Mariano Ramos (oriente de la ciudad).
Foto: Archivo particular

El asesinato del periodista Andrés Felipe Guevara Henao no puede quedar impune. Recibió cinco disparos por un sicario en Cali, mientras estaba haciendo un trabajo de reportería. Llevaba ya varios años trabajando para Q’hubo Cali, que comparte casa editorial con El País. Ninguna hipótesis puede descartarse en la investigación y, como dijo la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), debe mirarse con especial cuidado si se trató de un homicidio motivado por su trabajo como periodista. En Colombia vienen amedrentando a periodistas mediante amenazas, y casos como este, si quedan en la impunidad, envían el pésimo mensaje de que la libertad de expresión y de prensa puede silenciarse a las malas.

Nos unimos al duelo de la familia de Guevara, quien se había destacado como periodista judicial. También expresamos nuestra solidaridad con nuestros colegas de Q’hubo Cali y El País. Suscribimos lo que dijo María Elvira Domínguez Lloreda, directora y gerente de El País: “El asesinato de Andrés Felipe es una muestra más de la otra pandemia que padece Cali, la de la violencia, la cual ya ha enlutado este año a las familias de más de mil víctimas de casos de homicidio. También es un reflejo de las múltiples amenazas que hoy acechan a los periodistas colombianos en el ejercicio de su trabajo y que representan un enorme riesgo para la democracia misma (...). La familia periodística de Q’hubo y El País recordará siempre a Andrés Felipe como ese reportero valiente, apasionado, responsable y comprometido al máximo con los valores más altos del periodismo”.

Inicialmente, hubo versiones por parte de las autoridades que descartaron el nexo entre el trabajo como periodista de Guevara y su asesinato. Sin embargo, como escribió Santiago Cruz Hoyos en El País, “es la hipótesis más probable. Él era parte del área judicial de Q’hubo y denunció a varios delincuentes”. Además, hay un antecedente reciente: un periodista de Noticias Caracol tuvo que irse de Cali hace unas semanas por presiones en contra de su labor.

Cada vez que un periodista es asesinado o amenazado, la pérdida es enorme para Colombia. Vigilar a los poderosos y a los delincuentes, perseguir la verdad y contar lo que está ocurriendo ha sido históricamente un oficio de alto riesgo. Eso, sumado a las dificultades económicas, ha hecho que el periodismo de investigación se reduzca, más en las regiones. Una tragedia como la de Guevara desincentiva a quienes quieren seguirle los pasos, a quienes creen que la transparencia es necesaria para una democracia sólida. Por eso el rechazo tiene que ser contundente.

Sigue a El Espectador en WhatsApp

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, dijo que no descartan ninguna hipótesis y que “para poder consolidar esta investigación nuestra Alcaldía incrementa la recompensa a $50 millones”. También dijo que la Fiscalía y el comandante de la Policía de Cali designaron un equipo de alto perfil. Así debía ser. Ahora lo importante es que tengamos respuestas. Porque la historia de Colombia está llena de casos “importantísimos” que demuestran la ineficiencia de las autoridades. Si eso sigue ocurriendo, el silencio y sus cómplices seguirán triunfando.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Temas recomendados:

Sigue a El Espectador en WhatsAppSíguenos en Google Noticias

 

Oinilk(2715)29 Dec 2020 - 1:01 p. m.
Otra investigación exhaustiva que ya sabemos en qué terminan.
NiDictaduraDeVotosNiDemocraciaDeBotas(13232)29 Dec 2020 - 2:41 a. m.
Pero, lamentablemente, la única esperanza de que se esclarezca su asesinato es que haya sido parte de alguna operación de espionaje ruso-vene-cubana, que es lo único que nuestros cuerpos de seguridad e inteligencia logran dilucidad. Y ni así se judicializaría a sus determinadores y ejecutores pues, en aras de la inmunidad diplomática, la cancillería los expulsaría del pais en un video de Semana..
alberto(52534)28 Dec 2020 - 3:12 p. m.
Seguiremos con otro año perverso, mentiroso, manipulador, engabobos, y desde luego exaltando a figuras como NESTOR HUMBERTO MARTINEZ, a quíen el gobieno premiará por el entrampamiento, con un cargo en una institucion inventada , para eso...para empapelar a todo el que se atreva a criticar o a oponerse a este nefasto gobierno del cínico DUQUEURIBEVELEZ.
alberto(52534)28 Dec 2020 - 3:09 p. m.
En Colombia seguirán sucediendo dia a dia crimenes contra periodistas, lideres sociales, afrodescendientes, defensores de paz, amigos de derechos humanos, ex farc etc etc, mientras no tengamos una fiscalia sin sesgos ideológicos al servicio del gobierno y del uribismo y del c.d. y de los poderosos intocables empresarios del agro y propietarios ilegales de las tierras de los comuneros y nativos .
Libardo(10892)28 Dec 2020 - 1:25 p. m.
Sería bueno que Caracol nos diese un reporte de cómo está su corresponsal, el Sr.Manzano, desterrado por su trabajo de periodista: mucho perfumado en pantalla y el trabajador de la noticia en el norte del Cauca y el Valle de los amomionimos, ignorado. Ser periodista(de verdad) en Colombia, líder social, reclamante de tierras o promotor de paz, es ponerse una diana en la espalda.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar