Publicidad

Negando la pandemia quien menos debería

07 de diciembre de 2023 - 09:05 p. m.
Su declaración causó consternación en la comunidad científica y médica colombiana por venir de un reconocido experto en salud pública y, ante todo, por repetir sin criterio uno de los caballitos de batalla del movimiento antivacunas global que tanto dolor y muertes ha causado y sigue causando.
Su declaración causó consternación en la comunidad científica y médica colombiana por venir de un reconocido experto en salud pública y, ante todo, por repetir sin criterio uno de los caballitos de batalla del movimiento antivacunas global que tanto dolor y muertes ha causado y sigue causando.
Foto: Jose Vargas Esguerra; El... - Jose Vargas Esguerra

Las mentiras y la desinformación no son la mejor manera para defender la reforma a la salud. Eso no parece comprenderlo el ministro de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo, a quien cada vez se le ve más agitado y molesto con el tratamiento que Colombia le dio a la pandemia del covid-19. En un debate reciente de control político, se fue lanza en ristre contra las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS), lo que se suma a su pugna contra las Entidades Promotoras de Salud (EPS). El problema es que lo hizo con información falsa e imprecisa y con un tono que preocupa. ¿Se sentirá tranquilo el reconocido médico y ministro con que sus recientes declaraciones estén siendo celebradas en grupos de antivacunas? ¿Dónde quedó la voluntad de construir consensos?

Hace apenas una semana, el ministro Jaramillo dijo que “todos los que estamos vacunados hoy (contra el covid), con excepción de los que cogimos Sinovac, todas son una nueva tecnología y todas las vacunas entraron aquí sin permiso. Fuimos y nos convertimos en un experimento”. Su declaración causó consternación en la comunidad científica y médica colombiana por venir de un reconocido experto en salud pública y, ante todo, por repetir sin criterio uno de los caballitos de batalla del movimiento antivacunas global que tanto dolor y muertes ha causado y sigue causando. Se trató, además, de una mentira y una representación inadecuada de lo que ocurrió durante la pandemia.

En particular, en esa ocasión llamó la atención la molestia visible en el discurso del ministro, como quien quiere enardecer al auditorio ante una supuesta injusticia. La epidemióloga Zulma Cucunubá fue clara en su respuesta: “Estas vacunas (incluidas la de virus inactivado, vector viral y RNAm) lograron reducir drásticamente el impacto en salud comparado con no haberlas usado. La evidencia al respecto es sólida y consistente”. El ministro sacó un comunicado respaldando la vacunación, pero era demasiado tarde. En los grupos antivacunas colombianos compartieron sus declaraciones demostrando cómo, por fin, alguien en el Gobierno confiesa que hubo una conspiración global para hacerles daño a las personas. El ministro, sin embargo, siguió campante.

Ahora tenemos una nueva declaración conspiranoica por parte del ministro Jaramillo. El 6 de diciembre dijo que “triplicaron las camas de cuidados intensivos (UCI) porque eran un negocio. Eran para salvar la gente, pero el negocio estaba ahí oculto, porque así no estuviera llena la cama le pagaban. Ningún país del mundo tuvo que ampliar las unidades de cuidados intensivos como las ampliamos aquí”. El mensaje que quiere dejar es claro: el actual sistema de salud está diseñado para exprimir la plata de los colombianos y lucrarse, no para salvar vidas. El problema es que el ministro mintió. O, por lo menos, está preocupantemente desinformado para ser alguien experto en salud pública.

Primero, no es cierto que ningún país en el mundo aumentara las camas UCI. De hecho, fue una de las principales recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y hubo países que aumentaron su capacidad mucho más que Colombia. Los datos están disponibles y el Ministerio de Salud colombiano debería ser diligente en conocerlos. Segundo, el aumento que se hizo en Colombia fue porque estábamos muy atrasados y los casos de covid-19 amenazaron con saturar el sistema, generando aún más sufrimiento. Como contó La Silla Vacía el 17 de junio de 2021, “de las 13.089 que había habilitadas en ese momento en todo el país, 11.421 estaban ocupadas, lo que equivale a una ocupación de 87,26 %”. ¿Hubiese preferido el ministro no tenerlas, con las tragedias que eso implica?

Entendemos el afán por defender la reforma, pero no se obtiene legitimidad con desinformación y menos sembrando dudas injustificadas sobre el sistema actual. Es una irresponsabilidad.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos de lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

 

Gerardo(55409)8 Dic 2023 - 10:13 p. m.
La verdad, es que con lo último que nos enteramos en este último año de las actuaciones de los líderes, de la prensa oficial, de los politiqueros, los congresistas (estilo Juvinao o jota Pe), no es mucho lo que hay que creer lo que nos digan, pregónen o vociferen porque la confianza y credibilidad está totalmente perdida, triste decirlo pero es así... Mentirosos, sinvergüenzas, corruptos, vendidos, transfugas ambiciosos y sus palabras no valen nada ante la opinión pública..
  • RAMON(31031)9 Dic 2023 - 12:05 a. m.
    Este tontarrón , no se da cuenta , que JUVINAO , es una de las pocas voces , con las MIRANDAS Y PEDRAZA , que son rigurosas y atienden a la razón , la verdad que esa recua de degenerados , no saben ni por donde orinan , son conducidos como borregos , por unas personas que alucinan , que desgracia , el senado debe corregir , las barbaridades , que la cámara aprobó ,esperamos que la corte adelante las investigaciones , por ese cohecho colectivo , FUERA PETRO Y SUS COMPINCHES.
Mar(60274)9 Dic 2023 - 1:38 a. m.
Que titular tan chismoso, y todavía dicen que las mujeres son las chismosas. El Ministro no negó la pandemia, dijo que esas vacunas eran experimentales, lo que es verdad por más que lo quieran negar, lo cual es ridículo porque esas vacunas se crearon por causa de la pandemia y de una se aplicaron, sin pruebas ni nada. Por eso mucha gente no se las aplicó.
fredys(9j2g1)9 Dic 2023 - 12:49 a. m.
A la derecha le ha causado consternación que el ministro haya dicho, lo que todos sabíamos. Fue mucha la resistencia de la academia científica que veía que vacunas que no cumplían los procesos de experimentales, fueron introducidas sin los mínimos procesos de verificación y que debe dar el Invima. Eso no se hizo. Además, es sabido que muchas vacunas realizaron esos procesos de experimentación, sobre la marcha que los pacientes que dejaba la pandemia y que causaron muertes, como los infartos.
  • Mar(60274)9 Dic 2023 - 1:36 a. m.
    ¡Tal cual! Es más, no sabemos cuántos de los infartos actuales son producto de esas vacunas experimentales.
Elvis(21348)9 Dic 2023 - 12:32 a. m.
A Las bodegas Petristas les pagan por escribir babosadas y en este caso, defender las torpes declaraciones de MinSalud. Debería callarse y trabajar. No necesita inventar cuentos para defender la reforma a la salud y mostrar que tanto EPS son los diablos del país y solo buscan lucrarse. Es una posición facilita y de balcón más que técnica. Afortunadamente este ministro no estuvo a cargo de la salud durante la Pandemia.
Hernan(97622)9 Dic 2023 - 12:13 a. m.
O SEA QUE NO HUBO PANDEMIA! GRACIAS A DIOS! TODOD FUÉ UN INVENTO! GRACIAS MINISTRO UD, SI SABE!!!
  • fredys(9j2g1)9 Dic 2023 - 12:43 a. m.
    Deje de tergiversar y prestarse como idiota útil a decir tontearías. Lo que ha dicho el ministro es que las vacunas no cumplieron con los requisitos legales para entrar al pais y que apenas estaban en procesos de experimentación que todavía no se habían agotados para aplicarlas.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar