No aplacen una decisión fundamental

Noticias destacadas de Editorial

El daño que Jorge Enrique Vélez le hizo a la reputación de la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor) puede ser duradero si los presidentes de los equipos insisten en dilatar la fundamental decisión de encontrarle un reemplazo. No basta con que elijan el próximo 7 de agosto, como está planeado, sino que además la persona seleccionada tenga un perfil que les dé confianza a los millones de fanáticos del fútbol en el país.

La presidencia de Vélez fue un desastre. Bajo su dirección, la Dimayor adoptó una actitud lamentable de pugnacidad hacia los medios, los jugadores y hasta los fanáticos. Por eso, cuando empezó la pandemia y los otrora soberbios líderes de la División se vieron en necesidad de ayuda estatal, hubo poca simpatía. Es una lástima, pues el deporte y en particular la Liga profesional de fútbol tienen un rol importante en darles alivio a los colombianos que se encuentran afectados por el largo aislamiento preventivo obligatorio.

Entonces, hicieron bien los presidentes de los equipos al forzar la salida de Vélez, por más costosa que haya sido. Que eso sea un aprendizaje de lo que ocurre cuando se elige mal, sin oír las advertencias y permitiendo que ciertas dinámicas poco transparentes se interioricen dentro del órgano rector del fútbol profesional colombiano.

Ahora, el siguiente gran reto es elegir un reemplazo que esté a la altura del momento histórico. El primer paso es reconocer que hay un problema. Los dueños de los equipos tienen que hacer un proceso de reflexión, ver cómo se han equivocado en sus comportamientos y comunicaciones al público, darse cuenta de la mala imagen que carga la Dimayor por las decisiones equivocadas y enviar un mensaje inconfundible de que se avecina un cambio.

Como estas modificaciones necesarias son urgentes, es preocupante el rumor que ha surgido sobre un posible aplazamiento de la escogencia del presidente de la Dimayor. Eso sería permitir que la Liga siga en medio de dudas, mala reputación y la frustración de los fanáticos.

En el abanico de candidatos para la presidencia hay suficientes perfiles idóneos para darle un nuevo aire a la Dimayor y crear confianza con todos los interesados en el fútbol colombiano. No hay excusa para dilatar la decisión. ¡Hay que elegir cuanto antes!

Una vez nombrado el próximo presidente de la Dimayor, lo primero que debe hacer es contarle al país cuál es la hoja de ruta que se va a seguir. ¿Cómo van a fortalecer la Liga femenina? ¿Cómo van a respetar los reclamos laborales de los jugadores? ¿Cómo van a democratizar el acceso a los partidos de fútbol? ¿Cómo van a garantizar la transparencia en la administración de los recursos? ¿Cómo van a invertir en el talento joven de tantos colombianos que ven en el deporte una opción de proyecto de vida? No hay que darles espera a tantas preguntas importantes.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos de lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.