“Patria y vida”, himno contra el régimen cubano

Noticias destacadas de Editorial

La dictadura cubana se enfrenta a una nueva manifestación cultural que le es más difícil silenciar. Es una corriente que empezó a cobrar fuerza a comienzos de año con el llamado Movimiento San Isidro y que ahora se fortalece con un video que se ha hecho viral. Se trata de una canción de rap, interpretada por un grupo de jóvenes músicos, que desvirtúa el viejo lema castrista de “Patria o muerte” y lo transforma en un canto a la resistencia pacífica contra la dictadura. La propuesta de cantar Patria y vida representa el sentir de la inmensa mayoría de los cubanos que claman por una sociedad democrática donde se respeten los derechos humanos.

El video, hecho de manera artesanal, es obra de dos reconocidos raperos, Maikel Osorbo y El Funky. Comienza “desacralizando” la imagen del Che Guevara y de José Martí para dar paso a un billete de dólar. El fracaso económico del gobierno golpea a quienes reciben un salario en pesos cubanos, mientras que quienes tienen acceso a la divisa estadounidense, por remesas o por trabajar en el sector turístico, viven mucho mejor. “Somos la dignidad de un pueblo entero pisoteada / A punta de pistola y de palabras que aún son nada / No más mentiras, mi pueblo pide libertad, no más doctrinas / Ya no gritemos «Patria o muerte», sino «Patria y vida»”. La letra de la canción, que desafía abiertamente la verdad oficial, se ha convertido en un canto a la libertad ampliamente difundido.

No es la primera vez que la cultura, en especial la música, se abre paso como una corriente libertaria al reflejar la realidad que se vive en la isla. Con la llegada de la Revolución, cantantes como Celia Cruz salieron al exilio y fueron prohibidos por el gobierno. Más adelante, un grupo de jóvenes rebeldes, que inicialmente sufrieron la persecución del régimen, crearon un movimiento que terminó por convertirse en uno de los principales productos de exportación: la Nueva Trova. De otro lado, las manifestaciones de descontento de algunos poetas y escritores libertarios llevaron a que fueron encarcelados, proscritos y expulsados por el gobierno. Unos años atrás, un nuevo movimiento musical contestatario se gestó entre los jóvenes habaneros y fue recogido en la película Habana Blues, mientras que la vieja guardia de los que se quedaron en la isla eran reconocidos en la película Buena Vista Social Club.

En enero de este año, un grupo de artistas del barrio de San Isidro, en La Habana, se manifestaron contra el gobierno y fueron reprimidos por turbas de civiles enviados por el régimen, así como por la policía, que encarceló a varios de ellos. El líder de este movimiento, Luis Manuel Otero Alcántara, estuvo preso y fue liberado por la presión internacional. Hace un par de semanas, él y Maikel, el rapero de Patria y vida, fueron detenidos por exigir la renuncia del ministro de Cultura. En uno de sus apartes, la canción menciona que “el mundo ’ta consciente de que el movimiento San Isidro continúa / (…) Que no siga corriendo la sangre por querer pensar diferente / (…) Publicidad de un paraíso en Varadero / Mientras las madres lloran por sus hijos que se fueron”. De otro lado, escritores consagrados y premiados internacionalmente, como Leonardo Padura Fuentes, continúan publicando desde Cuba libros que son cargas de profundidad contra el régimen, sin necesidad de caer en el panfleto y más bien a través de una pluma privilegiada.

El gobierno, mientras tanto, trata por todos los medios de apagar el fuego mediante la represión, pero no es tan fácil censurar un video o acallar la música, algo que sí puede hacer con mayor efectividad contra los demás disidentes mediante la intimidación, la cárcel o la tortura. Con respuestas como “Huele a azufre el «arte»”, aparecida en Granma, el periódico oficial, se insulta el hartazgo de la población hacia una dictadura que debería dar paso inmediato a la democracia. Como decía Milan Kundera: “Los verdugos dan muerte. Los poetas cantan”.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Comparte en redes: