Putin y su orden de detención

22 de marzo de 2023 - 05:00 a. m.
Puede ser que tome un tiempo, pero es de esperar que Vladimir Putin responda por los muchos crímenes cometidos en Ucrania.
Puede ser que tome un tiempo, pero es de esperar que Vladimir Putin responda por los muchos crímenes cometidos en Ucrania.
Foto: EFE - STRINGER

El viernes pasado la Corte Penal Internacional (CPI) decidió expedir una orden de captura contra el autócrata ruso, Vladimir Putin, y su comisionada para los Derechos del Niño, Maria Lvova-Belova, por la presunta participación en la deportación de menores de edad desde Ucrania hasta Rusia. A pesar de que su efecto práctico, la eventual detención física de los dos implicados no parece viable por ahora, dado que Moscú no es Estado parte de la CPI, sí envía un claro mensaje a la comunidad internacional cuando hay tan serios indicios de la comisión de crímenes contra los ucranianos.

Esta acusación es solo la punta del iceberg de una larga lista de atropellos cometidos en la guerra de agresión que Putin inició hace un año contra Ucrania, con pruebas recopiladas sobre masacres, abusos sexuales, bombardeos a población civil y torturas indiscriminadas. De allí que sea una noticia esperanzadora el que el tribunal mundial creado para juzgar a los máximos responsables de atrocidades cometidas en la guerra haya actuado con presteza en este caso. El fiscal de la CPI, el británico Karim Khan, dijo que las deportaciones de más de 16.000 menores “demuestran la intención de sacar de manera permanente a los niños [ucranianos] de su país”. Khan espera que sean devueltos a sus familias, en el entendido de que no se puede permitir que “sean tratados como si fuesen un botín de guerra”.

La mayor dificultad para que se pueda materializar la orden de captura radica en que Rusia no es parte de los 123 países que suscribieron el Estatuto de Roma, que estableció la CPI. De esta manera, y dado que no cuenta con una fuerza coercitiva que permita su detención, esta solo podría ocurrir si Putin o Lvova-Belova visitaran alguno de los Estados miembros del Estatuto y que este desee entregarlos. El dictador ruso es el tercer jefe de Estado que es objeto de una medida de esta naturaleza, como sucedió con Omar al Bashir, de Sudán, y Muamar el Gadafi, de Libia. Otro caso similar fue el de Slobodan Milosevic, ex presidente de Serbia, que eludió la acción de la Corte hasta que cambió el gobierno en su país. Si sucediera algo similar en Rusia, que permita el retorno a la democracia, las nuevas autoridades podrían entregarlo para que sea juzgado en La Haya.

El caso concreto sobre el cual el fiscal Khan sustenta la acusación se dio tras los traslados de los menores, desde Ucrania, después de los ataques y masacres cometidas contra la población civil. El objetivo, como se ha señalado desde Kiev y es ratificado ahora por la CPI, era el de someterlos a un proceso de rusificación en el país vecino. Se trata de un delito atroz en la medida en que se dirige contra menores de edad que se encuentran dentro del segmento de la población más desprotegido. Aunque el Estatuto de Roma tipifica este crimen como de lesa humanidad, de momento Khan ha preferido avanzar con pies de plomo y ha preferido referirse al mismo como retención, con lo cual hay una relación causa-efecto más evidente entre Putin y Lvova-Belova con los hechos.

Volodímir Zelenski, Presidente de Ucrania, tiene toda la razón al definir el paso dado por la Corte como histórico: “Separar a niños de sus familias, privarlos de cualquier oportunidad de ponerse en contacto con sus familiares, escondiéndolos en territorio ruso, repartiéndolos por regiones remotas (…) es, obviamente, una política de Estado rusa”. Mientras tanto, y como era de esperarse, Moscú ha negado desde el primer día las acusaciones por crímenes de guerra y le restó importancia a la decisión de la Corte al considerarla “indignante e inaceptable”.

Esto corrobora que los señalamientos hechos por Kiev desde hace un año, que han tenido eco en la comunidad internacional, no eran falsos, sino que no deberían quedar impunes. Puede ser que tome un tiempo, pero es de esperar que Putin responda por los muchos crímenes cometidos en Ucrania.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos de lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

 

juan(45954)22 de marzo de 2023 - 09:23 p. m.
persiste la doble moral, inclusive de "los grandes medios" . ¿Por qué no se le da relevancia a la propuesta del presidente Petro de que toda, toda invasión sea considerada como delito internacional?
Raúl(67853)22 de marzo de 2023 - 08:50 p. m.
La CPI ha emitido una orden de captura contra Putín (concuerdo con esto) por delitos cometidos en la guerra de Ucrania, hechos que han sucedido hace apenas un año. Álvaro Uribe Vélez está denunciado ante la misma corte desde hace muchos años por delitos como masacres, desparición forzada, crímenes de lesa humanidad y, año tras año, lo único que ha hecho, es emitir comunicados en los que amenaza y amenaza y amenaza con intervenir. Mucho tilín tilín y nada de paletas, sabio adagio.
  • Jaime(81095)22 de marzo de 2023 - 09:26 p. m.
    Y además se debería incluir por los mismos delitos a Duque y a su ministro HERODES Molano, incluyendo bombardeos y masacres a campamentos con niños secuestrados y contra su voluntad, por los asesinatos y tuertos que dejo la policía en manifestaciones de civiles.
Un observador(71824)22 de marzo de 2023 - 08:20 p. m.
EE caja de resonancia de las agencias gringas de propaganda? Qué tristeza. No sabe que EEUU no hace parte de la CPI y que la ha amenazado cuando ha intentado investigar a los Miles de militares que han cometido crímenes atroces y de Lesa humanidad en las invasiones de decenas de países ordenadas por los genocidas gobiernos en los últimos 50 años?
Gerardo Rubio(jrrg7)22 de marzo de 2023 - 08:15 p. m.
El 2 de septiembre de 2020, la administración anunció que Estados Unidos había impuesto sanciones contra la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, y el jefe de la División de Jurisdicción, Complementariedad y Cooperación de la Oficina del Fiscal, Phakiso Mochochoko. HRW
  • Gerardo Rubio(jrrg7)22 de marzo de 2023 - 08:16 p. m.
    La acción de EE.UU. da efecto a una orden ejecutiva radical emitida el 11 de junio de 2019 por el presidente Donald Trump, que declaró una cuestionable emergencia nacional y autorizó el congelamiento de activos y prohibiciones de entrada de familias que podrían imponerse contra ciertos funcionarios de la CPI.
Gerardo Rubio(jrrg7)22 de marzo de 2023 - 08:11 p. m.
“El uso perverso de las sanciones por parte del gobierno de Trump, diseñadas para presuntos terroristas y jefes de la droga, contra fiscales que buscan justicia por crímenes internacionales graves, magnifica la falta de acción por parte de EE.UU. a la hora de procesar la tortura” HRW
  • Gerardo Rubio(jrrg7)22 de marzo de 2023 - 08:12 p. m.
    La administración Trump había amenazado repetidamente con tomar medidas para frustrar las investigaciones del alto tribunal en Afganistán y Palestina sobre la conducta de ciudadanos estadounidenses e israelíes, y revocó la visa estadounidense del fiscal de la CPI en 2019. HRW
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar