Por: Felipe Zuleta Lleras

El asesinato de los líderes sociales

312 líderes sociales han sido asesinados desde enero del 2016 hasta el 30 de junio de este año. Por supuesto, en un país acostumbrado a contar los muertos por miles, muchos no se han percatado de lo que realmente está pasando con estos ciudadanos asesinados. La mayoría de ellos, defensores de derechos humanos. Si bien en su momento el ministro de Defensa y la propia Fiscalía dijeron que no eran crímenes sistemáticos, lo cierto es que esta escandalosa cifra sugiere lo contrario.

Muchos de estos líderes han sido víctimas de los narcotraficantes, pues algunos habían trabajado en el tema de sustitución de cultivos de coca. Por supuesto que otros lo han sido por su ideología. Es claro que las balas asesinas pueden venir de los carteles de la droga o de grupos de extrema derecha. Grave que el Estado colombiano no haya sido capaz de proteger a los líderes amenazados.

Estos crímenes le hacen a uno recordar lo que pasó con la Unión Patriótica, cuyos miembros fueron sistemáticamente asesinados. Las cifras hablan de entre 3.500 y 5.000 militantes. Qué preocupante resulta que esta historia macabra se vuelva a repetir, pero tampoco sería raro, porque la violencia en Colombia parece nunca tener fin. Nos matamos por todo y ya no nos escandalizamos con nada. 312 se dice fácil, pero estamos hablando de unos colombianos asesinados y que, al parecer, solo sus familiares y amigos lo sienten, porque a los demás colombianos parecería no importarles.

En las últimas horas fueron asesinados dos líderes que militaban en la Colombia Humana de Gustavo Petro. Aun cuando el excandidato ha dicho que los asesinaron por ser sus seguidores, habría que decirle que no politice a estas víctimas, pues no le hace ningún bien a sus seguidores. Por el contrario, los está poniendo en la mira de los criminales.

Realmente esta situación es muy, pero muy grave. Colombia no puede repetir lo que pasó en las décadas pasadas. Es la hora en que las autoridades entiendan que el exterminio de los líderes sociales es sumamente grave. Hay que decirlo: qué desgracia que el país no pueda vivir en paz como consecuencia, entre otras, del flagelo de la droga.

Ojalá los consumidores entendieran, por ejemplo, en Estados Unidos, que por cada pase de coca que se meten en sus narices rueda sangre de algún colombiano por nuestro suelo. Ellos se divierten consumiendo y los colombianos ponemos los muertos como consecuencia de su adicción a la cocaína. Algún día, el mundo va tener que afrontar este tema como un asunto de salud pública y no como delito. Así pasó con el consumo de marihuana que hoy por hoy es legal en algunos estados de USA y legal, a partir del 17 de octubre, en Canadá.

Notícula. ¿Será que el secretario de Movilidad de Bogotá, doctor Bocarejo, ya se enteró que están embargando cuentas de personas que no tienen partes de tránsito? A otros les embargan las cuentas y cuando pagan el parte les dicen que se demorarán hasta 45 días para levantar el embargo.

También le puede interesar: ¿Cuáles han sido las principales promesas de los presidentes en Colombia y qué tanto las cumplen?

 

798755

2018-07-07T21:30:41-05:00

column

2018-07-09T16:15:45-05:00

[email protected]

none

El asesinato de los líderes sociales

37

3480

3517

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Las mujeres y el paro

Pachito y el paro

Libertad y orden

Los niños de la guerra

Los retos de Claudia