Por: Columnista invitado

El autocuidado, un seguro gratuito de salud

*​Luis Fernando Cruz Araújo, Superintendente Nacional de Salud​

Uno de los grandes desafíos que no solo enfrenta nuestro país, si no todas las naciones alrededor del mundo es cumplir las expectativas de sus habitantes en cuanto a salud se refiere, cada vez es más más grande el reto que tienen los gobiernos para garantizar un buen sistema de salud y que este, al tiempo, sea sostenible financieramente. Es un desafío, teniendo en cuenta el crecimiento exponencial de las nuevas tecnologías en salud y su elevado costo.

Para nadie es un secreto que la alimentación saludable, actividad física, no consumir tabaco y alcohol, mantener un peso saludable y tener una buena higiene personal son el primer paso para mantener nuestro cuerpo y mente sanos, por esta razón, se adelantan campañas para adquirir hábitos y estilos de vida saludables como factores clave del autocuidado y Colombia no es la excepción, de acuerdo a estudios que se adelantan actualmente estas prácticas reducen significativamente el nivel de riesgos en salud, la demanda de servicios médicos y, por ende, de recursos, lo que permite que estos sean mejor invertidos.

Y es que Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades no transmisibles (ENT) provocan el 71% de todas las muertes del mundo y se calcula le cuestan, a los diferentes sistemas de salud, alrededor de US$54.000 millones en atenciones en salud al año. Por esta razón, el autocuidado toma tanta relevancia. El autocuidado es un seguro de salud gratuito.

La responsabilidad propia y compartida

Aquí la responsabilidad es de todos, si bien desde el Gobierno Nacional se han librado batallas que han ayudado al cuidado de las personas como por ejemplo las regulaciones al tabaco, el etiquetado de alimentos y, recientemente, las discusiones sobre los impuestos a las bebidas azucaradas, entre otros; hace falta una campaña clara que eduque a los colombianos sobre los hábitos y estilos de vida saludables y sobre las consecuencias que trae para la salud no incluirlos en nuestra vida diaria.

Ese será un gran desafío para el gobierno entrante, que tendrá como tarea, además de fortalecer el esquema de inspección, vigilancia y control de los actores del sistema de salud, la implementación de políticas públicas que permitan el diseño y ejecución de estrategias en todo el territorio nacional para abordar este frente de trabajo.

Por su parte, las entidades promotoras de salud (EPS) deberán ser las grandes generadoras de hábitos y estilos de vida saludables, mediante la ejecución de estrategias claras para hacer promoción de la salud en sus afiliados.

Como reflexión considero que los colombianos debemos ser conscientes de que una alimentación saludable, la actividad física, no consumir tabaco y ni ingerir alcohol en exceso, son las claves para disminuir el riesgo de muchas enfermedades y también significa un aporte para que el sistema de salud función mucho mejor.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

La importancia de investigar sobre malaria

Razones para no votar a ciegas

Una reforma urgente y necesaria

La resistencia colombiana

Pizano, el testigo “neutralizado”