Por: Óscar Alarcón
Macrolingotes

“El compadre Simón”

Se realiza una nueva versión del Festival de la Leyenda Vallenata, en donde vuelven a darse cita los más importantes juglares de ese folclor de la Costa, y en esta oportunidad, para hacerle un merecido homenaje al samario Carlos Vives. Sea también esta ocasión para recordar una canción del maestro Escalona que inexplicablemente no se canta y se halla en el más completo olvido. La Cacica Consuelo Araújo Noguera la consideraba de las dos mejores “de toda la música vallenata”, en su libro Escalona, el hombre y el mito. Bovea y sus vallenatos la grabaron en LP con el nombre de El compadre Simón, pero Consuelo la llama El destierro de Simón.

En ese libro, la Cacica relata lo que dio origen a ese son: una pelea de Simón Salas y su tía, la vieja Sara, debido a un merengue que aquel le hizo y que a ella no le gustó. Llorando de rabia, ofuscada y soberbia, se levantó del asiento, botó el tabaco al suelo, echó a su sobrino de El Plan y le dijo que más nunca en la vida volviera a poner los pies en su territorio. El son de Escalona es un poema, describe la tristeza y la soledad de Simón y dice, con nostalgia, que “por las noches se asoma en la Sierra a ver las luces que alumbran El Plan”.

Recuerdo que en 1965, en la plaza de Aracataca, había unos diez conjuntos vallenatos y García Márquez hizo que los mellos Pérez y otros intérpretes la repitieran una y otra vez, y muchas veces, esa hermosa canción, hoy olvidada, de Escalona. Consuelo la recomendaba así en su libro: “Ojo con la letra y póngale cuidado a la música”.

El poeta samario José Luis Díaz-Granados, vallenatólogo de los clásicos, hizo un poema al que llamó El viajero, y en la introducción recomienda leerlo: “Con música de El compadre Simón de Rafael Escalona”.

¿Por qué está olvidada? ¿Será que la vieja Sara se la llevó al más allá y su sobrino Simón la canta viendo las luces que alumbran El Plan?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

El sueldo de los congresistas

Las memorias de Santos

Moción de censura

Adiós, Roberto

Las frases de Gaitán