Por: Juan Carlos Gómez

El futuro de Netflix

El lanzamiento de la tercera temporada de La casa de papel coincidió con una mala noticia para Netflix. Se suponía que en el mediano plazo sus suscriptores seguirían creciendo, tal como venía sucediendo en los últimos años. Sin embargo, los resultados del último trimestre no son buenos, posiblemente por una combinación de factores: el incremento de sus tarifas, la falta de producciones suficientemente atractivas en ese período y la incursión de la competencia.

Netflix empezó en el mundo de ladrillos y estuches de video y le ganó la pelea a Blockbuster. Después, gracias a la masificación de internet de banda ancha, empezó a ofrecer películas vía streaming y le propinó un duro golpe a la televisión por suscripción.

Al comienzo, los estudios de Hollywood no vieron a Netflix como una amenaza; era una ventana más de distribución de sus producciones y se las suministraron a precios de ganga. Cuando se dieron cuenta y empezaron a restringirle la oferta, Netflix reaccionó con sus propias producciones, lo que propició un crecimiento vertiginoso de suscriptores, hoy en día mas de 150 millones.

Sin embargo, el éxito nunca es definitivo, mucho menos en el mundo del entretenimiento. Los gigantes de internet están llegando al mercado del streaming, después de integrar a su negocio la producción de contenidos: HBO (controlada por AT&T), Disney (que suma a Fox), Apple TV, Amazon Prime y Hulu. Es posible que no haya lugar para más de dos o tres proveedores. ¿Será Netflix uno de ellos? Además, la mayoría de los hogares no estaría dispuesta a pagar por más de una suscripción.

La tecnología del streaming, además de propiciar insólitos hábitos en los televidentes (por ejemplo, maratones de cuatro y más horas al frente de la pantalla), transformó la industria audiovisual en todos sus segmentos, incluido el cine. Hay que producir muchísimas más horas y ofrecer estrenos casi semanalmente. Las tradicionales mediciones de audiencia ya no son determinantes para decidir cuáles programas ofrecer al público. Gracias a la big data y a sus algoritmos, los operadores de estas plataformas conocen on line los gustos de los suscriptores y sus perfiles de consumo. ¿La inteligencia artificial remplazará la inspiración en la creación audiovisual?

@jcgomez_j

872066

2019-07-21T21:00:15-05:00

column

2019-07-21T21:15:01-05:00

[email protected]

none

El futuro de Netflix

20

2435

2455

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez

Tiempos recios

La subasta de 20 años

La rebelión analógica de la escuela

La señora Vestager

“La televisión es la nueva televisión”