Por: Salomón Kalmanovitz

El precio de la gasolina

El precio de los combustibles en Colombia es un misterio. La gasolina en febrero de 2019 alcanzó $9.500 por galón, cuando el precio internacional en el Golfo de México está en US$1,45, o sea $4.500. La diferencia se debe básicamente a los impuestos que recaen sobre el combustible. El Gobierno argumenta que cuando el petróleo estaba caro se subsidiaba la gasolina y eso creó un déficit acumulado que ahora pretende recuperar con alzas adicionales.

El Ministerio de Minas publica un informe sobre el precio de la gasolina que cito a continuación: Ecopetrol recibe $4.880 por galón, $380 más que el precio internacional, que debe ser lo que se está abonando al pasado déficit; los ingenios reciben $7.570 por galón de etanol, que se mezcla al 10 % con la gasolina, pero en el mercado internacional se pagan $4.030 por el mismo etanol, lo que representa $3.540 de subsidio a sus productores. El impuesto nacional a la gasolina más el de carbono es de $674 y la sobretasa para los municipios es de $1.143, que en Bogotá financian topes, ciclorrutas y máquinas escondidas que les imponen partes a los conductores, pero ninguna vía nueva.

El consumo anual de gasolina en Colombia es de 1.350 millones de galones, a los que se le añaden 135 millones de galones de etanol. Multiplique ese monto por $354 y le estamos entregando a la industria azucarera un subsidio de $48.000 millones por Ecopetrol y, claro está, el Gobierno, que se ha acomodado a los intereses de los gremios que producen biocombustibles, mas no a los de los consumidores. Esta política adormece el impulso a reducir los costos de producción e impide competir en el mercado mundial de etanol, dominado por Estados Unidos, que lo extrae del maíz, y por Brasil, que produce 50 veces más que Colombia.

En el caso del diésel, el Gobierno recauda $604 por cada galón; pero los municipios reciben solo $300. A los productores de aceite de palma se les compra cada galón a $9.950, mientras su precio internacional es $7.500, subsidio que se agrega a los costos de transporte de todas las mercancías que circulan por el país. El aceite de palma también se mezcla al 10 % con el diésel; retírese el subsidio y surge un ahorro de $245 en cada galón de diesel que consumen camiones y tractomulas.

El consumo anual de diésel alcanza 2.000 millones de galones a los que se les mezclan 200 millones de aceite de palma. Volvemos a hacer la cuenta y nos arroja una suma de $49.000 millones anuales de subsidio a los palmicultores, lo que explica por qué el país se ha llenado de plantaciones de palma africana en tan poco tiempo. Es poco probable que estos productores puedan salir a competir en el mercado internacional, dominado por países eficientes como Indonesia y Malasia, que producen 25 y 20 veces más que Colombia, respectivamente.

El argumento de la industria infante defiende los subsidios para el despegue de nuevas actividades; sin embargo, una vez alcanzada la mayoría de edad de las empresas, los subsidios deben retirarse paulatinamente e incentivar la conquista de los mercados globales. En los casos de los biocombustibles en Colombia, los subsidios permanentes conducen a la explotación del consumidor y al enanismo de las empresas que los producen.

El sistema de precios de los combustibles es irracional: surge de la economía política del capitalismo compinchero, que favorece a los empresarios y sacrifica a los consumidores y transportistas, mientras que tampoco propicia el desarrollo económico.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Salomón Kalmanovitz

Los carteles privado-públicos

La venta de Ecopetrol

La sin salida de Venezuela

Ambiente sombrío

¿Cuál plan de desarrollo?