Por: Marcos Peckel

El Regreso de la Religión

La realidad es que la religión nunca se fue, sino que círculos  intelectuales occidentales dominados por promotores del  ateísmo, usualmente pertenecientes a esa izquierda trepada en  pedestales con ínfulas de superioridad y monopolio de la verdad absoluta, le habían aplicado prematuramente los santos oleos.

El siglo XX constituye el cenit  del  secularismo. Nace con la Revolución bolchevique y la revolución mexicana, ambas  anti religiosas y  la constitución francesa de 1905 que  establece el laicismo como  la  nueva “religión” del Estado. Pero el sol de la tarde del siglo XX lo fue también  para el  secularismo con  la revolución islámica en Irán que dio al traste con uno de los bastiones de occidente en Medio Oriente, la aparición del sindicato Solidaridad en Polonia con su fuerte identidad católica que abrió las puertas al colapso  del comunismo ateo en Europa del Este  y la revolución sandinista que contaba en sus filas con gran cantidad de prelados católicos.  Al despuntar el siglo XXI, septiembre 11 le demostró al mundo que la religión debe ser tomada en serio como actor central de la política global.

En la actualidad  la gran mayoría de los conflictos en el mundo tiene componentes religiosos, en varios es su  principal motivante. El Medio Oriente con sus guerras sectarias pareciera estar sufriendo  una reedición de la Guerra de los treinta años que desangró Europa entre católicos y protestantes.  La frontera entre cristianismo e Islam en África es escenario de cruentas  guerras religiosas, ya sea en Nigeria, Kenia, Sudán  o Republica Centroafricana.  En Myanmar monjes  budistas  promueven las masacres y  expulsión de los  musulmanes  Rohinga. La católica Filipinas enfrenta un separatismo islámico en la isla de Mindanao.

Mas allá de los conflictos y guerras, los mitos que han acompañado la religión en occidente caen uno tras otro. Que la religión y el atraso van de la mano.Corea de Sur e Israel son quizás los países que más  han progresado  en el último medio siglo y hoy se encuentran a la vanguardia de la industria, la tecnología y la prosperidad. En ambos es marcado  un significativo crecimiento de la observancia religiosa, cristiana y judía. Turquía abandona el kemalismo secular y vive un retorno del Islam a la política como en tiempos otomanos.

Muchos de los  millones de fieles que ha perdido la Iglesia católica en América se han mudado a las iglesias evangélicas y  pentecostales, las cuales participan activamente en política y cada vez más. Islam y budismo constituyen el elemento central de la identidad de los países del sudeste asiático, incluso en Laos, dominado por el partido comunista. En la Rusia de Putin la Iglesia ortodoxa es parte integral del establecimiento.  En Estados Unidos, primera potencia mundial, la observancia religiosa; cristiana, judía y musulmana crece a ritmo acelerado, según estudios del centro PEW.   

En el siglo XXI la religión juega y duro. Ignorarlo es de necios.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Marcos Peckel

Geopolítica en calma chicha

Bolsonaro contra Itamaraty

Motosierra en el consulado

MBS

Intervenciones