Por: Mario Morales
El país de las maravillas

El sembrador y la semilla

¿Son las redes sociales el origen de todos los males? No es solo el acto terrorista de Nueva Zelanda. Cada vez que la violencia aparece en alguna narrativa, los “expertos” encuentran de manera facilista el chivo expiatorio de todos los males, y los trogloditas, la coartada perfecta para invocar la censura como el remedio ideal. Como si la representación fuera más poderosa que la cruda realidad.

Reiterada hasta el cansancio la función, cada vez más tenue, de legitimación o refuerzo pero no de formación que ejercen los medios masivos, el caldo de cultivo para el odio en el discurso y la acción recae sobre sus verdaderos procreadores: los líderes políticos.

En 2017 Amnistía Internacional y Reporteros sin Fronteras en 2018 insistían en la responsabilidad directa de quienes ostentan el poder, o aspiran a él, en el resurgimiento de la marejada de odios, miedos y demonizaciones de grupos, con “la retórica venenosa del nosotros contra ellos”.

O porque eso los líderes no lo entienden, o lo entienden demasiado, venimos presenciando la escalada de la polarización a la sectarización, de la contradicción a la descalificación y del odio verbal a los actos.

No son anécdotas el golpe del alcalde de Bucaramanga a un concejal, o la pelea física entre dos concejales de Sogamoso, o la virulencia verbal entre dos congresistas en plena Comisión de Paz, así uno de ellos tenga pasado subversivo; como tampoco, y en el mismo escenario, lo son los señalamientos y agarrones de esta semana, que disolvieron la audiencia en presencia de víctimas del conflicto armado.

Si ellos, los líderes, que se supone están preparados para disentir, no son capaces de morigerar ánimos y recurren a acciones violentas, ¿qué puede pensar el ciudadano cuando afronta disparidades en su entorno?

Ahí está la semilla del mal. Otra cosa es que los medios la rieguen o la abonen instituciones intermedias como la calle que, como diría Rubén Blades, está tan caliente que ahora uno no se puede ni parar.

www.mariomorales.info y @marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Un poslenguaje

Parábolas sin retorno

Nuevas memorias del subsuelo

…Y el barco haciendo agua

El carro varado