Por: Luis Fernando Montoya

Emocionante

“La medida de lo que somos es lo que hacemos con lo que tenemos”, Vince Lombardi.

En días pasados tuve la posibilidad de solicitarle públicamente al presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, y al presidente de la Fedefútbol, Ramón Jesurún, tener una réplica de la Copa Libertadores ganada con el Once Caldas en 2004. Diligentemente, este martes fue cumplido el deseo por parte de los dirigentes, en un acto lleno de emociones positivas, encuentros con personas cercanas, jugadores de esa época, parte del cuerpo técnico, mi esposa, mi hijo, mis hermanos y los medios de comunicación.

Al haber liderado un equipo de trabajo excelente, que tenía como premisa que éramos y somos amigos, pudimos lograr algo tan grande para una ciudad como Manizales y convertirnos en el segundo equipo que lograba dicho trofeo para Colombia, producto del trabajo, la disciplina, el compromiso, la humildad, el respeto por el otro, el apoyo irrestricto de los directivos y la conexión con la afición y los medios de comunicación.

Les quiero compartir que me encuentro bien de salud, con vida para ver crecer a mi hijo, estable y productivo. Pero, sin duda, este reconocimiento me fortalece mucho para seguir adelante en mi proceso de recuperación. Es un golpe emocional positivo para mostrarles a las personas que pasan por dificultades que debemos seguir adelante, dejarnos ayudar y hacer cosas positivas en nuestras vidas para no dejarnos vencer.

Otro aspecto importante fueron los mensajes de motivación por parte de Carlos Valderrama, Mauricio Serna, Radamel Falcao García y el profesor Carlos Bianchi, íconos del fútbol internacional.

Por último, nuevamente mis agradecimientos a la Conmebol, a Alejandro Domínguez, y a la Fedefútbol, con Ramón Jesurún. A todos los que nos acompañaron para gozar esta alegría inmensa que tuve al recibir la réplica de la Copa Libertadores de América 2004.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Inestabilidad técnica

Bienvenido el fútbol colombiano

Francia, finalista

Balance

Fortaleza, Colombia