Estafas online

Noticias destacadas de Opinión

Con los confinamientos y las medidas de bioseguridad que obligó la pandemia se incrementaron los negocios por internet. En Colombia aumentaron el 130 % las ventas digitales y, según mediciones de la Superintendencia financiera, el 62 % de las transacciones bancarias ya son digitales y el 52 % de las compras en almacenes de cadena se hacen online y la tendencia es a la generalización para toda dinámica comercial.

En lo que va del siglo el mercado y la banca global, al ritmo del desarrollo tecnológico, adoptan y perfeccionan los modos de transacciones digitales.

Por supuesto la transición a los nuevos códigos de la oferta y la demanda se da expedita gracias al auge mundial de lo virtual como otra realidad paralela. Entonces, la digitalización del capitalismo anula la personalización de negocios y transacciones; para la generaciones actuales los negocios de palabra que pactaban los comerciantes de antes les han de parecer una leyenda o acaso un mito de abuelos, igual que el datáfono desplazó el cuaderno donde los tenderos anotaban lo que fiaban a los vecinos con el único interés de asegurarlos como clientes fijos de su tienda.

La confianza, la ética de la palabra empeñada ahora es controlada desde algoritmos diseñados al ton usurero de los bancos. También ya es un adagio caduco aquello de que “el cliente siempre tiene la razón”, porque ahora sí acaso nos atiende una persona en el momento de la compra o para recibirnos las consignaciones, en cambio de los reclamos se encargan las máquinas; con esta desventaja la clientela debe confiar en la ética virtual de comerciantes digitalizados.

Los colombianos, resignados e impotentes, padecemos el agiotismo instituido por el sector financiero, aceptamos que nos descuenten el cuatro por mil de la plata que nos guardan y que nos cobren el manejo de la tarjetas débito, más $1800 por cada transacción.

No pretendo aquí hacer apología al atraso, ni porfío en que “en el pasado se era mejor”, pues salta a la vista el progreso que trae la tecnología cibernética. El asunto está cuando las tecnologías se cargan con las maliciosidad humana.

Para ilustrar lo que me inquieta del modo en que está dándose el comercio electrónico en Colombia, transcribo a continuación la carta que me envió la señora Claudia Vega, timada digitalmente por el almacén Falabella.

Hola Alberto

Antes de narrarte los hechos de mi desgracia, quiero comentarte que no soy la única persona con problemas con Falabella. De primera mano tengo varios amigos que realizaron compras virtuales el día sin IVA (noviembre de 2020), les recibieron el pago y posteriormente les comunicaron que el artículo no se encontraba disponible, entonces ellos solicitaron la devolución de su dinero y a la fecha no se los han devuelto, les prometen y les prometen y no les cumplen. Su jueguito es vender más de lo que tienen en stock y luego quedarse con la plata.

En Facebook en la página Falabella Colombia puedes ver los comentarios negativos de las personas que tienen inconvenientes con estos señores. También en Instagram en el perfil falabella_co se pueden ver comentarios negativos, aunque a veces los borran. Yo me dediqué a hacerlos pensando tal vez en lograr que pongan más atención y solucionen mi caso, pero estos desgraciados me bloquearon hoy.

Tal es el malestar que en Instagram existe el perfil engañadosxfalabella, con 150 seguidores, es decir, 150 víctimas del engaño de Falabella, allí también puedes ver las historias de muchas personas. También en Facebook crearon el grupo Estafados por Falabella Colombia con 566 miembros y allí también puedes leer más historias.

También hay casos en los que llegan a una conciliación a través de la Superintendencia de Industria y Comercio y aún así no cumplen con lo establecido.

Bueno, ahora sí la mía, que igualita le ha sucedido a otros.

30 de Enero: realicé compra virtual en www.falabella.co, de un mueble de alacena que es modular para que uno lo arme.

12 de Febrero: En la fecha prometida recibo el mueble. Venía en una bolsa negra y dentro de esta otra supuestamente transparente muy sucia, dentro de esa bolsa una caja, si a lo que llegó se le puede llamar caja, estaba rota y vieja. Destapamos y vemos que los tornillos vienen todos sin clasificar en una bolsa igual o peor que la de afuera. Comenzamos a organizar las piezas y encontramos que una viene partida. En seguida llamé a la línea de atención al cliente, 5878002 y reporté la novedad, recibieron el reclamo, me dijeron que más tarde estarían enviando el radicado a mi correo y que de 5 a 8 días hábiles estarían recogiendo el mueble. El correo con el radicado jamás llegó.

19 de Febrero: al ver que pasaron 5 días hábiles, no recogieron el mueble, ni llegó el correo. Llamo nuevamente a la línea 5878002, comento lo del correo y no me dan razón alguna. Entonces pedí que me dieran el número de radicado de mi reclamo del 12 de Febrero y me lo dan: 1-101627593683. Pregunto cuándo van a recoger el mueble y no me dan una información en concreto, solo que escalarán el caso a un supervisor para que se comuniquen conmigo.

22 de Febrero: me llega por WhatsApp un mensaje de Falabella “Hola CLAUDIA ESTHER VEGA MONTAÑEZ, recibimos tu solicitud de RETIRO con número de seguimiento 1-101534846417 de tu(s) producto(s) … correspondiente a la orden de compra 1045076095. Nuestros ejecutivos tomarán tu caso, te mantendremos informad@ de los avances. Recuerda que puedes hacer seguimiento a tu caso en (y dan un link que al consultar sale es el estado de la compra, es decir, mueble entregado al cliente). Primero no entiendo por qué aparece otro número de radicado que no concuerda con el que me dieron telefónicamente. Segundo, de este radicado tampoco recibí correo. Tercero, nunca me informaron el tal avance.

10 de Marzo: Al no recibir información y ver que nada que recogían el mueble volví a llamar y la respuesta fue la misma que la del 19 de Febrero, que escalarán el caso a un supervisor para que se comuniquen conmigo.

15 de Marzo: pasaron los días hábiles que me habían dicho que debía esperar para que me solucionaran, no recogieron el mueble ni se comunicaron conmigo, con tanta tomadura de pelo, volví a la Tienda Falabella del Centro Comercial Hayuelos. Allí en servicio al cliente me dieron un turno, que me comunicarían con el área de despachos vía telefónica. Al contestar la llamada comenté mi caso y para mi gran sorpresa y enojo me dicen: “Señora Claudia su radicado ha sido cerrado” pregunto por qué y me responden “porque su reclamo está fuera de tiempo 😡😡😡” a lo que respondo que mi reclamo fue presentado el mismo día que recibí el mueble dañado y el radicado es el 1-101627593683, a lo que me responden “ay si usted tiene la razón y crearon un nuevo radicado 1-103445936847 que lo escalarán y se comunicarán conmigo de 3 a 5 días hábiles.

Pregunté si podía llevar y dejar el mueble en la tienda y me dijeron que no, porque eso solo es válido durante los primeros 5 días hábiles de haberlo recibido y esos no lo informan cuando uno llama a reportar la novedad.

27 de marzo: me llega por WhatsApp un mensaje igual al del 22 de Febrero, pero para el radicado 1-103445936847. Intento obtener información y durante toda la tarde sale el mensaje: “¡Ops! No hemos podido contactarte con un especialista, por favor intenta más tarde escribiéndonos la palabra “agente””.

29 de Marzo: fui a la sede administrativa ubicada en la Calle 99 # 11 A – 32 y radiqué una carta con todos los pormenores de mi caso. Ese mismo día en horas de la tarde me llamó una funcionaria de Falabella y me dijo que en 3 días hábiles estarían recogiendo el mueble.

También me comuniqué por mensaje interno de Facebook y la respuesta: escalamos tu caso, nuestra área encargada se comunicará contigo para ayudarte. Obviamente no se comunicaron

31 de Marzo: Escribo por WhatsApp para saber el avance de mi caso y me informan que está siendo gestionado por el área encargada para retirar el producto, teniendo en cuenta lo que lleva la solicitud abierta, voy a proceder a escalarlo para intentar agilizar el proceso y realizando la gestión lo más pronto posible. El departamento encargado se comunicará contigo para brindarte información pertinente del caso. No se han comunicado

5 de Abril: Recibo correo de servicio al cliente de Falabella en donde me dicen que el área de logística necesita saber la dirección en donde deben recoger el mueble

El jueguito que tiene Falabella es cerrar radicado tras radicado para ir creando uno cada vez con el fin de dilatar el tiempo o llegar a decir que el reclamo está fuera de tiempo.

Gracias por lo que puedas hacer por esta víctima de un almacén de cadena estafador.

La tecnología aún no es una conciencia, las máquinas operan ajenas a los valores. En las sociedades donde la corrupción y la ley del más avispado se han integrado a la idiosincrasia, los procedimientos ventajosos se reproducirán en el modo operandi aún con tecnologías de punta.

Comparte en redes: