¿En manos de quién va a quedar Medellín? Esto es lo que proponen los candidatos a la Alcaldía

hace 1 hora
Por: Yohir Akerman

Fotografías

Eran pasadas las 8:30 de la noche del pasado miércoles 24 de julio cuando sonó el celular del abogado Miguel Ángel del Río Malo. Al tercer timbre contestó y rápidamente, al decir aló, una voz masculina al otro lado de la línea le dijo: “El que no va a ver la luz del sol es usted, perro hijueputa, si sigue jodiendo contra Marquitos Figueroa”.

Ese fue el fin de la llamada, pero el principio de esta historia que se basa en fotografías.

La referencia de la amenaza al abogado sale de unas declaraciones que Del Río Malo dio el 17 de julio de este año en el diario El Heraldo de Barranquilla. En ellas el penalista dijo que seguiría trabajando sin miedo y sin parar en la defensa de las víctimas del narcotraficante Marcos de Jesús Figueroa Fonseca, con el propósito de que este no vuelva a ver la luz del día en libertad. (Ver Cancelan boletas de libertad).

Pese a ser capturado inicialmente en Brasil en el 2014, alias Marquitos Figueroa ha seguido manteniendo poder y manejando una estrategia jurídica para que dilaten los procesos en su contra y se venzan los términos. Eso, además de seguir controlando el negocio de una estructura criminal dedicada a los homicidios selectivos, la extorsión, contrabando de gasolina y el narcotráfico.

Por eso el pasado 28 de junio un juez de control de garantías avaló la solicitud del fiscal 21 de la Unidad contra el Crimen Organizado y dictó nueva orden de captura en su contra por su responsabilidad y participación en el asesinato de Óscar Eduardo Rodríguez Pomar, un joven de 29 años, crimen registrado el 18 de agosto de 2011.

Rodríguez Pomar fue asesinado en el barrio El Prado de Barranquilla cuando parqueaba su camioneta en una sastrería propiedad de su familia.

Pero su asesinato fue un error.

Óscar Eduardo Rodríguez era el hijo mayor de Carlos Rodríguez, un narcotraficante que pagó prisión en Estados Unidos, a quien alias el Ñeñe Hernández le debía más de $1.000 millones y para no pagarle lo mandó a matar. Sencillo. (Ver La amenaza).

De acuerdo con el expediente de la Fiscalía, la organización de Marquitos Figueroa planeó el crimen de Rodríguez para liberar de la deuda a alias el Ñeñe, pero al momento del crimen el sicario, según su propia confesión, se confundió y asesinó al hijo.

Vamos a alias el Ñeñe.

José Guillermo Hernández Aponte, conocido en el mundo criminal y por sus amigos de la política como el Ñeñe Hernández, fue asesinado el 1° de mayo de 2019 en Brasil en un supuesto acto para robarle el lujoso reloj, mismo país donde fue capturado Marquitos Figueroa en 2014.

Importantes personalidades de la política lamentaron la muerte del que consideraban su amigo, como el expresidente Álvaro Uribe Vélez diciendo: “Causa mucho dolor el asesinato de José Guillermo Hernández, finquero del Cesar, asesinado en un atraco en el Brasil donde asistía a una feria ganadera”. (Ver Trinos de Lafaurie y Uribe).

Pero la verdad salió a relucir.

Alias el Ñeñe Hernández era el lavador y brazo político de Marquitos Figueroa. Es por eso que el pasado 11 de junio la Fiscalía adelantó un operativo conjunto en seis departamentos del país donde incautaron bienes tasados en $1,2 billones pertenecientes a la estructura criminal dirigida por alias Marquitos Figueroa, y de la que harían parte José Ñeñe Hernández y Armando Gnecco conocido como Mandarino. (Ver Estructura).

Los investigadores lograron determinar que dichos bienes habrían sido adquiridos con dineros provenientes del narcotráfico y figuraban a nombre del Ñeñe y Mandarino. (Ver Fiscalía).

Entonces, ningún finquero y ganadero del Cesar, no. Más bien, un testaferro, lavador y, fuera de eso, presunto autor intelectual del asesinato del joven Óscar Eduardo Rodríguez.

Nada de esto importó en la campaña política a la Presidencia de Iván Duque, donde el Ñeñe fue un gran apoyo logístico y por eso fueron premiados él y su esposa como invitados de honor a la posesión del presidente Duque. (Ver Posesión).

¿Qué tiene el presidente Duque para responder frente a esto?, ¿cómo conoció al Ñeñe?, ¿recibió dineros en su campaña del Ñeñe, es decir, del narcotráfico? Todas, preguntas sin respuesta hasta ahora.

Y para problema del presidente Duque, al Ñeñe Hernández había algo que le gustaba más que tener lujos y amigos con poder, y era exhibir las dos cosas en sus redes sociales. Razón por la cual son varias las fotos que existen entre el presidente Iván Duque y este testaferro, presunto asesino y lavador de Marquitos Figueroa. (Ver Fotografías).

Imágenes del avión del Ñeñe, el yate y su helicóptero están coloreadas con la presencia de varios líderes políticos y también cinco fotos en campaña con el presidente Duque e incluso la primera dama. Son demasiadas las imágenes que existen entre el presidente y este testaferro, presunto asesino y lavador de Marquitos Figueroa, como para lavarse las manos sin dar explicaciones. (Ver Un narcotraficante en la campaña de Duque).

Mucho más, cuando existen varios líderes políticos como Elsa Noguera o el Mello Castro quienes, como se puede ver en su cuenta de Instagram, fueron apoyados por el Ñeñe Hernández para sus anteriores campañas y las actuales a la Gobernación del Atlántico y la Alcaldía de Valledupar, respectivamente. (Ver Instagram).

Peor aún, cuando la estructura criminal de la que hacía parte el Ñeñe Hernández sigue amenazando de muerte a abogados como Miguel Ángel del Río Malo, que tratan de hacer justicia y mantener tras las rejas a los culpables del errado asesinato de Óscar Eduardo Rodríguez, todo por una deuda de la mafia.

@yohirakerman, [email protected]

873201

2019-07-28T02:00:00-05:00

column

2019-07-28T02:00:01-05:00

jrincon_1275

none

Fotografías

12

7322

7334

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

Círculo vicioso

El Parqueadero y El Aro

El Parqueadero y los Doce

El parqueadero

Construyendo futuro