Gustavo Trump o Donald Petro

Noticias destacadas de Opinión

Difícil resulta no comparar al saliente presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, con el candidato de la Colombia Humana, Gustavo Petro. Ambos tienen rasgos de su personalidad muy parecidos. Megalómanos, egocéntricos, mitómanos, pirómanos e incitadores a la desobediencia civil.

Lo que presenció atónito el mundo el pasado miércoles en la capital de los Estados Unidos, cuando una turba de seguidores de Trump entró y se tomó el Capitolio, dejó a todos estupefactos. Sin duda fue un golpe al corazón de la democracia más importante del mundo. Trump pasará a la historia como el hombre que pisoteó la democracia anteponiendo su vanidad delirante a los intereses de su país. Medios tan importantes como The Washington Post hicieron control a sus trinos y encontraron más de 15.000 mentiras o informaciones engañosas. En Colombia no se ha hecho juiciosamente este mismo ejercicio, pero el candidato “Gustavo Trump” debe estar por ahí cerca.

Hay un joven abogado en Twitter llamado @JoséCuelloB, quien cuidadosamente se ha dedicado a señalar todos los trinos falsos de Petro y la verdad son muy impresionantes. Mentiras sobre lo que supuestamente hizo como alcalde, sobre el metro, asesinatos y masacres que no ocurrieron, y decisiones del Gobierno que no se tomaron.

Trump y Petro no solo son mitómanos sino egocéntricos. Ellos creen que el mundo gira a su alrededor. Sus posturas son idénticas en varios temas. Por ejemplo, ambos detestan a los medios de comunicación y los descalifican oficiosamente. Se quejan atacando cuando los medios informan sobre sus contantes desatinos. Son expertos en victimizarse. Petro incluso llegó a inventarse un cáncer, montando todo un show en torno a una simple endoscopia.

Son peligrosamente delirantes. Dicen mentiras sin ruborizarse y acuden permanentemente a sus seguidores para desprestigiar a sus opositores. Ambos son pirómanos. Trump les pidió a sus partidarios que se tomaran el Capitolio y lo hicieron. Petro hizo algo similar el pasado septiembre, cuando se presentaron desmanes en Bogotá, incitando desde sus redes a los ciudadanos a la desobediencia civil.

Recordemos que en la pasada campaña presidencial Gustavo Petro permanentemente cuestionaba el sistema electoral. Dijo incluso en unos de sus trinos recientes: “Debemos afirmar hoy sin dudas que Colombia Humana ganó las elecciones del 2018”. Pronostico desde hoy que Petro no va a aceptar los resultados de los próximos comicios.

Lo que pasó en los Estados Unidos debe servir de ejemplo a los colombianos de cara a las elecciones presidenciales del 2022. El país no puede darse el lujo de equivocarse sobre la persona que deba regir los destinos del país. Creo firmemente que el H. senador Petro sería un desastre para Colombia, como lo fue para la capital de la República.

Si tenemos a la vista lo sucedido en los Estados Unidos, debemos aprender por qué no podemos darnos el lujo de elegir como presidente al senador “Gustavo Trump”.

Comparte en redes: