Por: Julio Carrizosa Umaña

Ideologías y ecosistemas en Venezuela

¿Por qué es en Venezuela en donde han fracasado estruendosamente tanto las ideologías de izquierda como las de derecha? Ambas doctrinas, las del neoliberalismo como las del socialismo del siglo XXI, tenían a su favor las reservas de petróleo más grandes del planeta, yacimientos importantes de oro, coltán, diamantes y hierro, además de las extensísimas planicies del Orinoco, el tramo final de los Andes y las rocas antiquísimas del Escudo Guayanés, conformando así algunos de los más bellos y ricos paisajes del planeta.

El neoliberalismo, llegado a Venezuela a principios de los noventa, tenía como antecedente un desarrollo científico y cultural sin par en América Latina, construido por esa democracia desarrollista del Copei y de Acción Democrática que había reemplazado la tiranía de Pérez Jiménez. Se habían gastado enormes cantidades de dólares en formar PHd en el resto del mundo, en construir el Instituto Venezolano de Investigaciones, en facilitar la vida de los artistas y los intelectuales dotándolos de un maravilloso centro cultural, se había creado el primer Ministerio del Medio Ambiente de América, se había iniciado la “siembra del petróleo”, pero, como pasa con los gobiernos guiados por el aumento del PNB, entre esos avances, contrastando con la riqueza extraordinaria de una minoría, subsistía la pobreza extrema de un gran número de venezolanos. El resultado fue el llamado Caracazo y la elección de Chávez.

Este llegó al poder porque fue capaz de unir al Ejército y a los poderes electorales en torno a su versión de una revolución; llevó a los pobres alimentos, salud y techo. Sin embargo, esa versión era también una simplificación en torno al poder económico de la extracción del petróleo y ese poder que parecía inmenso, le dio alas para tratar de establecer en su país y también en el resto de Latinoamérica, las viejas visiones del marxismo leninismo.

Fue así como el madurismo término enfermando y desnutriendo a los pobres y poniendo en contra del socialismo a toda la clase media, mientras persistía la riqueza de esos pocos, acabando así con todas las posibilidades del socialismo real.

Venezolanos militaristas, desarrollistas, neoliberales y socialistas del siglo XXI se han turnado en el poder desde el siglo pasado enriqueciendo a unos pocos y destruyendo la sociedad de ese país. El petróleo los ha corrompido y ha deshecho a Venezuela y ahora tenemos en Colombia a unos pocos “frackistas” que quieren repetir aquí esa historia.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Julio Carrizosa Umaña

De la simplificación al ecocidio

Ambiente, ciencia y tecnología

Ambientes violentos

Comunidades, riqueza y bosques

Subsidios, regla fiscal y bosques