Por: Yohir Akerman

La compañía

En el rompecabezas del misterioso accidente donde murió el empresario Pedro Juan Moreno Villa, falta hablar de una pieza importante: el dueño del helicóptero.

Como es sabido, el 24 de febrero de 2006, a las 6:32 de la mañana el helicóptero BELL 2006 B de la empresa Helicargo partió del aeropuerto Olaya Herrera con destino al municipio de Apartadó.

Cuarenta minutos después la aeronave perdió contacto con la torre de control y tras varias horas de búsqueda la Fuerza Aérea y el Ministerio de Defensa reportaron que ninguno de los cuatro tripulantes había sobrevivido.

La investigación de la Aeronáutica Civil, entidad que le reportaba al entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, rápidamente concluyó que la muerte del exsecretario de Gobierno de Antioquia se debió a un accidente.

Ahora bien, el columnista Daniel Coronell reveló la existencia de un olvidado informe del CTI, de agosto de 2014, en el que se señala que hay razones para pensar que el helicóptero en el que murieron Moreno Villa y otras tres personas no cayó por accidente. (Ver Informe).

Interesante.

Fuera de esto, el 2 de junio de 2010, el general del Ejército Rito Alejo del Río también aseguró en una audiencia pública que la muerte del exsecretario de Gobierno de Antioquia durante la gobernación de Uribe Vélez no fue producto de un accidente.

Adicionalmente, el abogado antioqueño Óscar Iván Palacio Tamayo, una persona que siempre fue un aliado del hoy senador Uribe Vélez y que fue su secretario de Servicios Administrativos en la Gobernación de Antioquia cuando Moreno Villa ocupó la Secretaría de Gobierno, también ha expresado importantes dudas sobre el reporte de la Aeronáutica Civil.  

Es importante recordar que en el helicóptero en el que se transportaba el empresario Moreno Villa también falleció Ana María Palacio Cardona, la hija de 21 años de Óscar Iván Palacio Tamayo, quien se desempeñaba como asesora de Moreno Villa, en ese entonces candidato al Congreso.

De la misma manera, la periodista Adriana Villegas Botero publicó una importante conversación con el señor José Taborda Restrepo, papá del capitán Jaime Taborda quien también murió en esa tragedia, en la que establece que existen serios elementos para pensar que todo fue un homicidio. (Ver El papá del piloto).

Todo va sumando.

Finalmente, son conocidos los múltiples correos que intercambiaron el extraditado jefe paramilitar Diego Fernando Murillo Bejarano y la abogada e investigadora Maria McFarland en los años 2015, 2016 y 2017, en los que alias Don Berna le asegura que sabe que ese helicóptero lo mandaron a tumbar, según él, por orden de Álvaro Uribe Vélez.

Pero, ¿qué dice el dueño del helicóptero?

El BELL 2006 B era de la empresa Helicargo que es propiedad de Luis Guillermo Ángel, mejor conocido como “Guillo” Ángel, uno de los 12 narcotraficantes que fueron indultados en 1993 a cambio de su colaboración con la justicia en el desmantelamiento del cartel de Medellín.

Helicargo fue la empresa escogida por el gobierno de Uribe Vélez para transportar en sus helicópteros a los narcoparamilitares que se desmovilizaron en la zona de Ralito.

Tal y como lo informó la periodista María Jimena Duzán, la relación de la familia de Guillo Ángel con la familia del expresidente es tan cercana que el hermano de Guillo, Juan Gonzalo, fue uno de los invitados al matrimonio de uno de los hijos del ahora senador. (Ver El Fantasma).

Ahora bien, nadie describe mejor a Guillo Ángel que el propio Don Berna, y sus representaciones ayudan a esclarecer la misteriosa caída del helicóptero.  

En indagatoria de agosto de 2013 rendida desde la Prisión Federal de Miami, el extraditado jefe paramilitar dijo que “Guillo Ángel es una persona que era piloto de los Ochoa, él fue miembro de Los Pepes y luego se vincula debido a esa relación con nosotros a la estructura de la autodefensa; él era el que trasladaba a Carlos y Vicente (Castaño) en los helicópteros (…) lo que le digo es que esa empresa estaba al servicio de las autodefensas”. (Ver Radicado 26625 Página 13 y 14).

No para ahí. Don Berna dejó claro en esa indagatoria que “Guillo Ángel era parte orgánica de las autodefensas” y que él sabía que “era muy cercano al Gobierno, tenía unos contratos con el Ejército; no sé qué estará haciendo, una persona muy cuestionada, hasta ahora ha salido incólume de todo ese tipo de investigaciones”. (Ver Página 15).

Y así también ha salido de la indagación de la caída del helicóptero que transportaba a Pedro Juan Moreno Villa.

@yohirakerman

[email protected]

743711

2018-03-10T21:00:45-05:00

column

2018-03-10T21:14:10-05:00

jrincon_1275

none

La compañía

13

5766

5779

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

La llamada indiscreta

Vinagre

Sinfonía de falsos testigos

De esto hablamos, viejo

Reconfirmando la verdad