Por: Yohir Akerman

La desnutrición como negocio

El pasado martes el Instituto de Vigilancia y Control de Medicamentos y Alimentos, Invima, decomisó tres toneladas de carne no apta para el consumo humano que iban a ser distribuidas en los colegios en Cundinamarca, una vez los niños regresaran de la temporada de vacaciones.

El decomiso se logró gracias a la denuncia de un ciudadano sobre posibles irregularidades en un establecimiento que distribuía carne bovina industrial a entidades educativas de este departamento. (Ver No apto para consumo humano)

Como lo documentó Blu Radio, esta carne a la que no le hicieron ningún tipo de tratamiento químico, físico o microbiológico, iba a ser utilizada como materia prima para la elaboración de derivados cárnicos. El producto dañado era de propiedad de la Fundación Vive Colombia, actual contratista del Programa de Alimentación Escolar, PAE. (Ver Denuncia).

Pues esta es una historia que involucra a tres personas muy poderosas en el departamento y a 180.000 niños indefensos en esa región.

Vamos por partes.

Cuando la Fundación Vive Colombia se ganó este proceso de licitación para la alimentación de estos niños en Cundinamarca, existió una denuncia por parte de otra de las empresas oferentes, la Unión Temporal PAE que argumentó que la Fundación Vive Colombia había entregado documentos falsos para ganarse el proceso. (Ver Requerimiento aclaración).

Por esta situación la Secretaría de Educación y la Gobernación decidieron que quien debía encargarse del proceso de licitación era la Bolsa Mercantil Colombiana. Pero, oh sorpresa, esa entidad terminó endosándole el millonario contrato otra vez a la Fundación Vive Colombia por 41.000 millones de pesos. (Ver Bolsa Mercantil Colombiana).

Vamos más atrás.

El 22 de mayo de 2013 fue denunciado por la Secretaría de Transparencia de la Presidencia de la República que existía un presunto cartel en contratos de alimentos en Cundinamarca. (Ver Cartel)

El cartel involucraba, por un lado, a la famosa Fundación Vive Colombia que recibió contratos por cerca de 49.000 millones de pesos y, por el otro, a la Fundación Pro Niños de Hoy para Hombres del Mañana.

El representante legal de la Fundación Vive Colombia es el señor Germán Almanza Hernández, y de la Fundación Pro Niños de Hoy para Hombres del Mañana era el señor Miguel Ángel Villalobos Sabogal.

Ahora bien, este mismo personaje también fue representante legal de la Fundación Vive Colombia entre el 2008 y el 2010.

Vaya, vaya, vaya.

El señor Villalobos Sabogal es un exitoso empresario que al parecer ha hecho dinero con la nutrición, o la desnutrición, de la niñez. Pero para convertirse en un poderoso de la alimentación escolar tuvo que dar su paso obligatorio por la política.

Oriundo del municipio de Fómeque, este personaje se hizo famoso cuando el 15 de junio de 2005 la Procuraduría General de la Nación lo sancionó por irregularidades graves en contratos mientras era gerente de la EPS Convida de Cundinamarca.

También ha ocupado cargos como la gerencia de la Corporación Social de Cundinamarca, con sus respectivos escándalos, y fue diputado de la Asamblea Departamental de ese departamento, alcalde local y hasta senador de la República.

Una estrella.

Pero su éxito real lo consiguió cuando abandonó su carrera política y decidió incursionar en el boyante negocio de los programas de alimentación escolar. Esto, incluso superando las fronteras de su región natal.

La unión temporal Huila Nutrida, conformada por la Fundación Vive Colombia y Outsourcing del Huila SAS, y con la representación legal del mentado empresario Villalobos Sabogal, logró conseguir la operación del PAE para la zona noroccidental del departamento del Huila en el año 2017 por un valor de más de 15.000 millones de pesos.

Después de seis meses de adjudicado el contrato, en el colegio rural de Villa Lozada, en el municipio de La Plata, se identificaron problemas como el suministro de raciones descompuestas, sustitución del componente proteínico por un pan y entrega inoportuna de las comidas.

Un detallito adicional.

Villalobos Sabogal es cercano al actual gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey Ángel, y han tenido una relación de mutuo beneficio.

Villalobos Sabogal, que es un hombre muy poderoso en Cundinamarca, impulsó a Rey Ángel a la Gobernación, y Rey Ángel no toca los contratos para el programa de alimentación escolar otorgados a la Fundación Vive Colombia, pese a los problemas reales de calidad y controles que existen.

Fuera de eso, la representación legal de la Fundación Vive Colombia la cambiaron sacando a Villalobos Sabogal y poniendo al señor Almanza Hernández, quién también es cercano al gobernador Jorge Emilio Rey Ángel. (Ver Contrato).

Todo queda en familia.

El problema de esto es que la Gobernación no va a hacer nada en este tema y los únicos realmente perjudicados de este carrusel de contratos, amigos y exempleados son los indefensos niños que se siguen desnutriendo gracias a la desmedida ambición de nuestros políticos y empresarios de la alimentación.

@yohirakerman

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

Una sentencia histórica

Yo te apruebo, tú me apruebas

La JEP funcionando

Transformación

Las condecoraciones