Por: Salomón Kalmanovitz

La economía y la reforma tributaria

El crecimiento económico del segundo trimestre repuntó levemente. Tanto la agricultura como la industria tuvieron un buen comportamiento; la primera, gracias a una Niña de muchísima agua que se prolongó desde 2017 hasta mediados de agosto y una tasa de cambio que la favorece a ella y a la industria. Desafortunadamente, la caída de los precios está generando pérdidas a agricultores y lecheros que auguran un receso del sector hacia el futuro.

La construcción sigue siendo un lastre para la economía porque todavía tiene un enorme inventario de apartamentos y oficinas sin vender. Tanto las licencias de construcción como los despachos de cemento registran cifras negativas y los precios de la vivienda vienen cayendo desde hace cuatro años. En el país hay poco crédito para constructores y compradores, lo que sugiere que las inversiones y adquisiciones se hacen de contado.

La mejor noticia para el Gobierno fue la recuperación del precio del petróleo que contribuirá a mejorar sus ingresos a fin de año y que también cerró bastante el déficit en cuenta corriente que tiene el país con el resto del mundo, algo que tenía nerviosos a los mercados e inversionistas extranjeros. Sin embargo, no aumentó el volumen real de exportaciones de carbón o petróleo, que se mantiene por debajo de los 800.000 barriles diarios. La tasa de cambio se ha vuelto a devaluar por la expectativa de que Estados Unidos apriete su política monetaria, algo a lo que se opone el presidente Trump. Su guerra comercial contra el resto del mundo está creando mucha volatilidad en los mercados cambiarios globales.

El déficit fiscal se viene corrigiendo: se proyecta que alcance 3,5 % del PIB en 2018 y hay que seguirlo reduciendo, para lo cual es ineludible otra reforma tributaria. De todas maneras, la prima de riesgo país para Colombia se redujo de 315 en 2016 a 116 hoy, que es igual a la de México. El resultado electoral también atrajo algo de inversión extranjera que estaba a la expectativa del resultado, pero el guarismo del segundo trimestre se acercó sólo a los US$6.000 millones, por debajo de los años de bonanza en que se duplicaba esa cifra.

El ministro Carrasquilla no sabe bien qué hacer de reforma tributaria así que preparó un menú con tres opciones, en todas ampliando la base del IVA: en la primera, le extrae $15,3 billones a los consumidores, devuelve $6,2 billones a los empresarios que compren bienes de capital y $1,5 billones a los estratos 1 y 2; en la segunda, el recaudo del IVA es de $12 billones y le devuelve igual a los empresarios y $1,4 billones a los pobres; en la tercera, reduce la tarifa del IVA al 17 %, obtiene sólo $8,6 billones, le otorga igual a los empresarios y un poco menos, $1,3 billones, a los pobres. En el combo 1 se logran $13,5 billones de recaudo total nuevo en 2019 aunque hacia 2021 alcanza 21,5 billones, mientras que en el combo 3 solo se obtiene la mitad, menos de 1 % del PIB.

Aunque se dice que Carrasquilla salió fortalecido del debate por los bonos del agua con los que se repitió la historia de la burbuja inmobiliaria de 2008, en la que se prestaba mucho dinero a personas sin capacidad de pago, lo cierto es que hasta el senador Uribe se le atravesó en el camino de su reforma tributaria. Sin el apoyo de la bancada del Centro Democrático, es difícil que se apruebe una que lleve el sello personal del controvertido ministro. Parece que el combo 3 busca seducir al presidente eterno.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Salomón Kalmanovitz

El auge y caída de la industria

La corrupción y las “ías”

El desarrollo de la ciencia en Colombia

El pecado capital de Carrasquilla

Vientos tormentosos