El país de las maravillas

La generación orquesta

Noticias destacadas de Opinión

Que nadie se queje. Si el vértigo del presente exigía líderes multitarea, polifacéticos y adaptables, estamos en la tierra prometida, porque aquí se dan silvestres. Lo de ellos es el ritual de las posesiones (institucionales, se entiende), solucionar entuertos de las entidades, salirles al paso a los medios, enfrentar los debates, dictar doctrina y saltar de puesto en puesto, construyendo legado, así la ingratitud de sus compatriotas no se los reconozca.

Nacieron para servir y hacen la fila, acostumbrados como están, siempre listos a ocupar los cargos más áridos, por disímiles que sean las tareas y por ajenos que parezcan los retos a su formación.

Nadie se debe alarmar si cambian rápido de posición. Ellos, generosos, siembran para que otros cosechen. Como lo viene haciendo la renunciada Alicia Arango, que siente que ya cumplió en Mininterior y que es hora de prodigarse en las relaciones exteriores, así su jefe no quiera perder su sapiencia suma, que la ha llevado a tan altos menesteres en tiempo récord, luego de ser secretaria privada de Presidencia, jefa de debate y ministra de Trabajo, en una loable labor que le reconocerá la historia.

Tampoco extraña que Margarita Cabello, con un perfil polifuncional que la ha llevado a ser jueza, académica, escritora y magistrada, nos brinde luces, hoy desde la Procuraduría, mañana desde cualquier lugar del Gobierno.

Al igual que Miguel Ceballos, que quemó sus naves académicas con el no siempre reconocido desinterés de ascender las espinosas escaleras para ser alto comisionado para la Paz. O la canciller Claudia Blum, que sigue tan activa y variopinta en los cargos públicos como lo ha sido en su filiación política que la ha llevado a ser, sin miramientos, liberal, de Cambio Radical, cuasiconservadora, uribista y duquista, si es que hay diferencia, según las necesidades del país.

Aprendieron del mejor, del más histriónico, Iván Duque, muestra de superación, que pasó del BID, en menos de lo que canta un gallo, a senador, presentador de televisión y presidente de la República... Saben de todo. Una generación que promete.

@marioemorales y www.mariomorales.info

Comparte en redes: