La importancia de una estrategia sostenible

Noticias destacadas de Opinión

La agenda global en sostenibilidad ha establecido como prioridad que las compañías respondan a los desafíos sociales, ambientales y no sólo económicos, impulsando así la transformación del mercado al poner en evidencia que integrar estas actividades centrales crea una ventaja con beneficios reales para las empresas. De acuerdo con el EY Climate Risk Disclosure Barometer 2018, que proporciona una actualización de las recomendaciones de divulgación financiera relacionada con el medio ambiente, alrededor del 12% de las 500 empresas evaluadas están difundiendo información sobre la planificación de escenarios que buscan reducir su impacto ambiental. No obstante, en la mayoría de los casos no se dieron detalles sobre los escenarios analizados; en general, los escenarios solo trataban con riesgos de transición y no con riesgos físicos.

Organizaciones ecologistas y múltiples economistas afirman que, si la temperatura global del planeta supera en 2 °C la temperatura de la era preindustrial, es probable que en unos siglos se presenten consecuencias catastróficas; quizás en un futuro la humanidad encontrará bosques tropicales cerca de los polos y el nivel del mar se eleve considerablemente. En este contexto, el EY Climate Risk Disclosure Barometer 2018 revela que las empresas comparten su apoyo para evitar que la temperatura global aumente 2 °C, pero no indican la forma en la que su negocio se alinea con dicho objetivo.

Aunque el tema de los riesgos relacionados con el clima está adquiriendo cada vez mayor relevancia, muchas organizaciones no tienen una comprensión clara del alcance y la magnitud de los posibles efectos financieros derivados del cambio climático a corto y largo plazo. Lo anterior se debe a que los riesgos relacionados con el clima son intrínsecamente más complejos y de largo plazo que la mayoría de los riesgos comerciales tradicionales, lo que contribuye a la falta de una comprensión clara y de capacidades de medición para evaluar los posibles efectos en las operaciones y el desempeño de una organización.

Lo cierto del caso es que muchas organizaciones informan sobre los riesgos relacionados con la emergencia climática, pero solo unas pocas parecen estar implementando actualmente un análisis de escenarios para respaldar su visión estratégica de cómo proteger y crear valor. Por ello es esencial que las empresas estén mejor informadas sobre los posibles riesgos financieros relacionados con el clima y la mejor manera de gestionarlos y comunicarlos. Para los interesados clave (stakeholders) y sobre todo para los inversionistas, el desempeño ambiental y social son factores críticos que han sido pasados por alto por mucho tiempo. Para adoptar una visión a mediano y largo plazo, así como abordar los riesgos relacionados con la emergencia climática, es importante considerar y atender la normatividad ASG, o ESG por sus siglas en inglés (temas ambientales, sociales y de gobernanza de las organizaciones).

Puede tomar varios años para que una organización esté en condiciones de generar información valiosa para sus accionistas e inversionistas interesados con el fin de ayudarlos a tomar decisiones informadas. Sin embargo, cuanto antes se sumen a estos escenarios estratégicos y comiencen a realizar análisis de valor, mejor posicionadas estarán para comprometerse con y las acciones relacionadas con el cambio climático.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.