La magia del nopal en mi cerebro

Noticias destacadas de Opinión

No pertenezco a los “creyentes” en esos productos que de la noche a la mañana comienzan a ser vendidos como panacea para diversos males, tipo noni hace una década y moringa en esta pandemia, pero quiero contar mi experiencia en torno a algo que empecé a consumir hace unos meses y cuyos aparentes efectos hoy me tienen escribiendo esto.

Una persona de toda mi confianza, esteticista ella, me ofreció el nopal como algo que podría ser útil a mi digestión, por la fibra que contiene y porque regulariza los niveles del azúcar, y además sirve para aliviar ya no recuerdo qué otras cosas de esas que se le van deteriorando a uno con el paso de los años.

Antes de darle el sí, quise consultar en esa biblioteca de Babel llamada Google. Y encontré que del nopal se dicen maravillas, y que su uso está arraigado en México desde los tiempos en que era consumido crudo por los guerreros aztecas. Y no alargo el tema de los beneficios para que esto no parezca promoción de televentas.

Después de darle el sí, recibí tres pequeñas bolsas de nopal cortado en finos trozos, cada una de las cuales debía alcanzarme para tres dosis o porciones. Debía tomarlo como jugo en ayunas, después de licuarlo en un vaso de agua y de pasar lo licuado por un colador. La primera vez el sabor amargo me hizo pensar que desistiría de la idea, pero luego de consultar a la proveedora y de sugerirme que le agregara el jugo de un limón y dos cucharadas de miel, me gustó el sabor final. Estimulante al paladar.

Lo seguí consumiendo, acabé las tres bolsitas y pedí tres más, y la muy sagaz proveedora del nopal ya no me trajo tres sino cuatro bolsas por el mismo precio.

Y comencé a sentirme mejor, pero no por cuenta de una digestión más fluida o niveles estables del colesterol, no. Sino en lo mental.

En mi muro de Facebook tengo como avatar “Señor, dame lucidez que del resto me encargo yo”. Pues bien, unas tres o cuatro semanas después de tomar juiciosamente todas las mañanas el jugo de nopal en ayunas con limón y miel, lo que en un principio percibía como lucidez mental fue pasando a una categoría que he dado en llamar “euforia intelectual”.

Me despierto, preparo café tostado en cafetera italiana, voy a la nevera, saco bolsa de nopal, vierto una manotada en la licuadora, etc. Me tomo eso, luego la primera taza de café. A continuación, un desayuno frugal con granola dietética, rodajas de banano (o manzana y/o pera) esparcidas sobre la leche -bajísima en grasa- y esparcidas grageas de chocolate al 70 % de cacao. Luego del desayuno me pongo a trabajar, y estamos en el punto al que quería llegar.

El trabajo del suscrito columnista es el de escritor, una actividad meramente intelectual, de pensar, excepto cuando salgo a la terraza de mi casa a fotografiar nubes que cuelgo en este muro o deposito en la carpeta de la Nuboteca.

Empezar a escribir cada nuevo día no es fácil y se relaciona con eso que Gabriel García Márquez llamaba el pánico a la hoja en blanco, más si te encuentras sin tema o si sientes como que te agarras a puños y patadas con las palabras porque la idea que tenías no cuaja.

Pues, ténganse de atrás: desde que comencé a consumir nopal en ayunas todas las mañanas he sentido en mi cerebro un cambio diferente en la percepción de la realidad, que se expresa básicamente en lucidez mental y deseo genuino de estar creando, escribiendo, inventando, fabulando o informando, pero siempre produciendo.

Tengo bajo mi responsabilidad la dirección del portal El Unicornio, así llamado en evocación histórica del día en que desde Silicon Valley el subpresidente Iván Duque dijo que Colombia se convertiría en “un unicornio tecnológico”. Esto demanda un gasto permanente de energía cerebral en la revisión, edición y titulación de una buena cantidad de textos, sumado a la redacción de otros, como mi columna de El Espectador.

Pero ocurre que esa inmensa cantidad de trabajo, en lugar de producirme agobio o estrés, se presenta de un tiempo para acá como algo muy entretenido.

Lo llamé euforia intelectual, porque es así como lo siento. No se presenta ninguna alucinación y sus efectos son muy diferentes a los de la marihuana, que según dicen produce modorra, mientras que el nopal pareciera más bien incitar a la acción, a concentrarse sin descanso en un trabajo cuya materia prima es pensar y en todo momento se hace con gusto. Según El Clarín de Argentina citando una investigación del Tecnológico de Monterrey (México), el nopal “protege las células del cerebro frente a los radicales libres”. Debe ser por eso. (Ver artículo).

En días recientes entrevistamos en ElUnicornio.co a quien considero el decano del periodismo en Colombia, Daniel Samper Pizano (amigo mío, juzgo ético decirlo), y apenas me vio exclamó con su habitual sinceridad: “Lo veo muy bien, parece que le está sentando el confinamiento”. Quise responderle que quizá no era el confinamiento sino el nopal, pero no era la ocasión.

Sea como fuere, lo del nopal como generador de una frenética actividad intelectual no es algo traído de las hilachas, incluso se le podría atribuir a las mismas cualidades mágicas de la raíz del peyote, una planta mexicana de la misma familia del cactus y el nopal.

Si no me creen, les invito a remitirse al antropólogo Carlos Castaneda en sus libros Las enseñanzas de don Juan y Viaje a Ixtlán, donde habla de las experiencias “iluminadoras” que tuvo con el peyote en compañía de un viejo indio de la etnia yaqui, profundo conocedor de las propiedades de las plantas y hongos de la región.

Y con esto les dije todo.

Post scriptum. ¿Acaso el Ejército tiene la orden de no hacer nada contra las bandas que asesinan a líderes sociales y desmovilizados de las Farc... o es que actúan en complicidad con ellas, o sus tropas tienen la moral tan baja que son incapaces de combatirlas? Solo pregunto.

@Jorgomezpinilla1

http://jorgegomezpinilla.blogspot.com/

Comparte en redes: