Por: Rodrigo Lara

La mano negra (II)

SEGÚN EL GENERAL NARANJO EN reciente entrevista, la mano negra son sectores vinculados al narcotráfico y desde luego a su engendro el paramilitarismo, que desde hace 30 años viene expoliando tierras. Esto es una breve historia de la mano negra:

 

1. En 1977 los hermanos Ochoa, del cartel de Medellín, fundan el complejo de laboratorios de coca más grande del mundo: Tranquilandia. Nombran como administrador a Fidel Castaño. Se alían con las Farc para asegurar la vigilancia y, de paso, se inician a las Farc en el narcotráfico.

2. En 1979 el cartel de Medellín crea las primeras escuelas de sicarios. Nacen bandas como ‘Los Priscos’, ‘Los Magníficos’, etc., de donde surge en 1981 el primero de los grupos paramilitares: el MAS.

3. Cuando el Gobierno desmantela a Tranquilandia, en marzo de 1984, Fidel Castaño se traslada a Córdoba. Allí compra la hacienda Cedro Cocido (luego llamada Las Tangas), una subdivisión de la antigua hacienda Martha Magdalena, de donde surgieron otras fincas como Doble Cero, el Ubérrimo y Martha Magdalena, esta última de propiedad de la familia de la primera mujer de Salvatore Mancuso.

4. En 1985 nace en Córdoba el grupo paramilitar Los Tangueros, dirigido por Fidel Castaño. Entre 1985 y 1990 ocurren masacres como la de Mejor Esquina y El Tomate, y se cometen centenares de crímenes políticos. Fidel Castaño y los nacientes paramilitares empiezan a concentrar tierras en el sur de Córdoba y a disputarse con la guerrilla esta zona estratégica para el tráfico de armas y estupefacientes.

5. En 1985, Gonzalo Rodríguez Gacha rompe violentamente su alianza criminal con las Farc y coopta a las autodefensas de la región. Funda Acdegam y se cometen masacres como La Rochela y Segovia. De estos grupos paramilitares provienen los asesinos de Luis Carlos Galán y de muchos de los miembros de la UP.

6. Al morir Gonzalo Rodríguez Gacha, en 1989, Fidel Castaño asume la dirección del aparato militar del cartel de Medellín. En 1992, cuando Pablo Escobar asesina a los hermanos Galeano, financiadores de estos grupos paramilitares, el cartel de Medellín toma la decisión de colaborar en la cacería a Escobar. Se crean ‘Los Pepes’, dirigidos, en lo militar, por Castaño y Don Berna.

7. Una vez abatido Escobar, el cartel de Medellín y la estructura militar que resultó de ‘Los Pepes’ se convierten en el germen de la expansión paramilitar. Crean el grupo ‘La Escopeta’, en el suroeste antioqueño, de donde provienen personajes como alias René y alias Tasmania, y aparece el grupo ‘Los Doce Apóstoles’ en el nordeste antioqueño.

8. En 1997 paramilitares de Córdoba y Urabá cometen la masacre de Mapiripán. Es el punto de partida de penetración paramilitar en los Llanos y entran a disputarles a las Farc una zona estratégica para el tráfico de armas y drogas. A su vez comienza el proceso de expoliación de tierras en la región. Por estos hechos hoy permanece preso un inocente: el general Uscátegui.

La mano negra no es nada diferente al narcotráfico matando para cuidar su negocio y concentrar aquellas tierras que ahora no se quiere dejar quitar.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Rodrigo Lara

Me despido

Las vanidades producen ideas mezquinas

El bizantino derecho internacional

¿La política al servicio de la venganza?