Por: José Roberto Acosta

La mermelada uribista

Dineros, nombramientos o demás favores que el gobierno de turno otorga a los legisladores para que aprueben sus iniciativas legislativas se ha denóminado mermelada. Algo así como un soborno o cohecho desde el poder Ejecutivo hacia las demás ramas del poder del Estado.

Pero la mermelada ha empezado a distribuirse mas allá de lo público. Al 3% de las empresas mas poderosas del país se les entregarán $6 billones de los $9 billones de beneficios aprobados con la reforma tributaria. A quienes el próximo año hagan posturas para comprar Electricaribe se les otorgará $2 billones, con cargo a nuestros impuestos, en préstamos a traves del nuevo Fondo de Sostenibilidad Financiera del Sector Eléctrico (FONSE).

Y al hueco fiscal que dejarán los anteriores $11 billones se sumaran los $2,3 billones que costará la supuesta devolución del IVA  al 20% de la población de menor ingreso. Así las cosas, mientras el gobierno se declara ganador por haber pasado su reforma tributaria, repitiendo el curso y perdiendo valioso tiempo, las finanzas públicas perderán casi 1,5% del PIB, volviendo trizas la Regla Fiscal.

Y por si fuera poco, en materia de salud no se cierra la hemorragia de corrupción que corroe parte de los $48 billones que anualmente se entrega a las EPS a lo largo del territorio nacional. Aunque por cuenta de la Ley 1949 de este año la Superintendencia de Salud ordenó la liquidación de cuatro EPS entre las que se destacan Cruz Blanca y SaludVida, obligando el traslado de mas de 2,7 millones de afiliados, aún sigue operando la peor de todas: Medimas.

La Procuraduría solicitó esta semana la intervención forzosa administrativa para liquidar Medimás que pierde mensualmente $108 mil millones, tiene deudas por $2,8 billones y un patrimonio negativo de $1,02 billones, en clara causal de disolución. Por su parte la Contraloría ha venido investigando irregularidades que se concretarán en hallazgos fiscales que superan los $2 billones con incidencias penales a todo nivel y que deberán ser tenidos en cuenta por el Consejo de Estado que deberá ratificar el fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que ordenó dejar sin efecto el negocio de Medimas.

Pero como el negocio de la salud aceita y reparte mermelada por todo el país, pues poco o nada hace este Gobierno, alimentando a la corrupción con su inoperancia. Ahí tienen su Navidad.

@jrobertoacosta1; [email protected]

 

896908

2019-12-20T21:00:12-05:00

column

2019-12-20T21:30:01-05:00

camilovegaee_87

none

La mermelada uribista

21

2534

2555

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

Hice lo que pude

Medimás: olla sin fondo

El consuegro

Globos de 2020

Más cinismo de Medimás