Por: Pedro Viveros

La vecindad

El año pasado, América Latina eligió presidentes en los tres países con mayor población de la región: Brasil, México y Colombia. Este mes eligen mandatarios Argentina, Bolivia y Uruguay. Al abrir los periódicos encontramos a Ecuador en manifestaciones por la eliminación de subsidios a los combustibles, Perú con un presidente querido por el pueblo, pero sin sus votos, y los colombianos en una batalla callejera, con marchas en contra y a favor, en todo el mundo, por quién se queda con la figura de Álvaro Uribe: sus seguidores o la justicia. Luego de un año de elegidos los tres grandes del Cono Sur, solo el mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) mantiene aceptables índices de popularidad.

¿Podríamos decir que pasamos del “patio trasero” a unas naciones con mutaciones sociales y económicas que tienden a ser resueltas en las urnas? Para algunos los problemas del mundo ya son locales. La cuarta revolución, las migraciones, los populismos de izquierda o derecha y la “nueva mediocridad económica” (definición de Christine Lagarde, exdirectora del FMI) nos afectan a todos por igual, aunque las fórmulas no se pueden poner en práctica a todos por parejo. Los votos ya no son el único aliciente para salir de las “encrucijadas del alma” de nuestra América.

El manejo del poder en el mundo no es el mismo de la posguerra mundial de mediados del siglo XX. En aquel momento se volvió recurrente tener un “policía global”, léase Estados Unidos, y el discurso a favor o en contra del comunismo.  Este orden mundial llegó a nuestra Latinoamérica envasado en la revolución cubana y los regímenes militares y ambos coparon el espectro ideológico de la región.  En la actualidad, con un tejido social más fuerte gracias al aumento del nivel educativo, la disminución de la pobreza y de la organización de un sistema no gubernamental que opera de forma integral, la gobernabilidad de nuestros países se volvió un reto enmarcado en la obtención de una mayoría diaria. Pareciera que los latinoamericanos renovamos mandato cada 24 horas; quien no tenga ese tipo de respaldo entra en crisis tarde o temprano.

Moisés Naim sostiene que en estos tiempos el poder es más fácil de obtener, más difícil de usar y más fácil de perder. El largo plazo no parece estar entre las consideraciones de este economista venezolano. Los desarrollos de la situación peruana, ecuatoriana o argentina pueden tener consecuencias por las sombras que origina el hecho de pensar que con cambios abruptos en estos países vuelva a recorrer el fantasma del castrochavismo repotenciado, lo que podría darle oxígeno a Nicolás Maduro.

En una reciente entrevista de televisión hecha a Maduro por el expresidente Rafael Correa había dos versiones del mismo cuño. Maduro reflejó una postura donde reconoció errores de su pésimo e ilegítimo gobierno, siempre enmarcados en su victimización por un bloqueo norteamericano (aquí el castrismo salió a borbotones), y un Correa pretendiendo mostrarse como un economista moderno y sensato, criticando al gobierno de Venezuela por no cobrar la gasolina, unas semanas antes del estallido en Quito. ¿El policía bueno y el policía malo? En Argentina la dupla de Alberto y Cristina Fernández, al primero lo quieren mostrar como el nuevo rostro de los Kirchner, lo presentan como el salvador de la elección (en ambos gobiernos  kirchneristas fue su Jefe de Gabinete). ¿Good cop, bad cop?

En Bolivia, Evo Morales tiene posibilidad de ganar en primera vuelta, pero podría perder en el balotaje con el expresidente Carlos Mesa. En Uruguay la elección es entre Daniel Martínez del Frente Amplio, actual partido en el poder, y Luis Lacalle Pou, hijo de un expresidente uruguayo. Dos excolegas mandatarios continentales tienen su futuro en manos de la justicia: Uribe esta semana va a indagatoria y Lula Da Silva de pronto queda en libertad. La convivencia en el vecindario me hizo recordar una frase argentina “lo lindo de todo esto es lo feo que se está poniendo”.

@pedroviverost

884693

2019-10-07T00:00:18-05:00

column

2019-10-07T00:15:02-05:00

jrincon_1275

none

La vecindad

12

4248

4260

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Pedro Viveros

¡Ya ganaron! Ahora, a gobernar en serio

Se buscan más roosevelts y más santos

El mundo cambió y Greta quiere respuestas