Por: Patricia Lara Salive

Las lideresas somos porque las otras están

Por Audes Jiménez González*

Escribo no solo en mi nombre, sino en el de todas las compañeras de la Red de Mujeres del Caribe (RMC) y de la Red de Mujeres Afrocaribes, donde trabajamos por construir una región y un país que reconozcan la riqueza de nuestra diversidad y de nuestros aportes al desarrollo del territorio, el bienestar y la convivencia.

Trabajamos por una región Caribe y una Colombia justas, humanas y solidarias. Muchas llevamos entre tres y treinta años de experiencia en la RMC. Ha sido un trabajo arduo para avanzar en la construcción del modelo de sociedad con el que soñamos.

Para lograrlo, nos hemos preparado académicamente, hemos reflexionado y hemos entendido la democracia como un estilo de vida que debemos practicar en la forma de relacionarnos con las otras personas. Creamos encuentros anuales denominados Congresos por la Regionalización del Caribe Colombiano, que tienen una perspectiva de género, etnia y derechos humanos, donde trabajamos para rescatar nuestras costumbres ancestrales y practicamos estrategias para sanar colectivamente los duelos y traumas padecidos. Los congresos, desarrollados bajo el paraguas de la RMC, le apuestan, principalmente, al desarrollo de la autonomía regional y se proponen crear un plan piloto en la región del Caribe colombiano que repercuta en todo el país.

Quisimos impulsar una ley orgánica de ordenamiento territorial, pero lamentablemente el proyecto no pasó por falta de apoyo político. Este impase no nos desanimó; por el contrario, nos fortaleció: a partir de ahí, trabajamos con mayor contundencia en fortalecer los procesos locales, con miras a desarrollar liderazgos sociales y políticos. Es así como creamos la Red de Mujeres Afrocaribes, que hoy es un referente para la interlocución con diferentes actores políticos y sociales sobre las reivindicaciones de las mujeres negras, afros, raizales y palenqueras. El mismo trabajo se ha realizado con jóvenes de diferentes municipios y departamentos, donde se han creado organizaciones y se han promovido redes que trabajan desde el arte procesos que promueven la cultura de paz.

A partir del 2016 denominamos nuestro espacio Encuentro Polifónico de Mujeres y Paz. Para desarrollarlo, realizamos alianzas con la Universidad del Atlántico, la Nacional sede Caribe, la de los Andes y la Corporación Colombiana de Teatro.

A través de nuestro Encuentro Polifónico interactuamos con más de diez mil mujeres de diferentes edades y sectores de la región. Por ello hemos podido resistir todas las violencias que se ejercen contra nosotras. Por ello no han logrado silenciarnos ni invisibilizarnos. Por ello no podrán acallar nuestras voces.

Por una voz que callen sembrarán cien y mil más: aun cuando quieran matarnos, seremos semilla. Por eso les proponemos a los violentos que hagamos un pacto por la vida y por un territorio en paz, donde tengamos vida en abundancia.

* Nota de Patricia Lara Salive: es un honor cederle mi espacio hoy a la docente Audes Jiménez González, asesora de la Red de Mujeres del Caribe, directora ejecutiva de la Asociación Prodesarrollo de Familias e integrante del movimiento de mujeres negras, afrocolombianas, palenqueras y raizales.

***

¡Felicitaciones y gracias, Doris Salcedo y Comisión de la Verdad, por estrujar la conciencia de Colombia para que detengamos el exterminio de los líderes sociales!¡Y felicitaciones y gracias, revista “Semana” por corregir el rumbo y lograr que regrese el indispensable columnista Daniel Coronell!

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

865786

2019-06-14T00:00:10-05:00

column

2019-06-14T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Las lideresas somos porque las otras están

43

3936

3979

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Patricia Lara Salive

El 26 grite con nosotros, presidente

Respuesta de la vicepresidenta

No más “Santrich”

¿Quién mata a los líderes sociales?

La mala fe del Gobierno