Por: Óscar Alarcón

Macrolingotes

UN 13 DE JUNIO (1953) FUE EL GOLPE de Estado de Rojas Pinilla. En otro 13 de junio, de 1909, el presidente Rafael Reyes llegó a Santa Marta. Por la noche se programó, en su honor, un banquete y un baile en el club social de la ciudad, situado en lo que hoy se conoce como la Casa de la Aduana, lugar en donde fue velado el Libertador.

El gobernador Vergara Barros; el ministro de Obras Públicas, Álvaro Holguín; el alcalde, los militares y el alto mundo social samario se dieron cita en el club. Las mujeres con sus mejores galas y los hombres con vestidos de lino, oliendo a agua de colonia María Farina. Las horas pasaban, el calor se acentuaba y no llegaba el jefe del Estado. La gente comenzó a impacientarse, hasta cuando un militar dio la noticia de que el general Reyes se había embarcado en un vapor que salía del puerto en ese instante. Desconcertados, los anfitriones corrieron al balcón para cerciorarse de lo que les decían. La noche estaba estrellada, pero oscura, y a lo lejos se veía la silueta iluminada del “Manistí”, junto al Morro que custodia la bahía. Reyes se fue en ese barco al exilio y dejó encargado del gobierno a su consuegro Jorge Holguín.

~~~

El agua de colonia María Farina ha sido tradicional en el costa Atlántica. Desde La Guajira arriba, donde nació el contrabando, hasta esas poblaciones calurosas del brazo de Mompox y otras colindantes con el río Magdalena, son consumidoras de esa loción. Otro 13 de junio, de 1709, el joven Johann María Farina (1685-1766), natural del norte de Italia pero residente en Colonia, fundó una fábrica de perfumes y descubrió la esencia que lleva su nombre y acaba de cumplir trescientos años, el 13 de junio.

Tiene un olor especial. Es refrescante, con su tradicional tapa de cristal y por estos años Roger y Gallet la producen en Francia, por eso ahora es Jean Marie Farina. Un vestido de lino en la Costa necesita de esa agua de colonia para estar a tono.

El olor de esta colonia es muy distinto del aroma de las colonias del Inpec.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

“Ad hoc”: triste destino

La urraca y la paloma

Los primeros 100 días

El caso Arias

El sueldo de los congresistas