Por: Marcos Peckel

MBS

Jamal Khashoggi, exiliado periodista saudí entra al consulado de su país en Estambul a realizar un trámite y desaparece misteriosamente al interior de la sede diplomática. Solamente el príncipe heredero de la corona saudita, Mohamed bin Salman,  MBS,  vástago  del rey Salman Bin Abdulaziz al-Saud, uno de los 39 hijos del fundador del Reino de Arabia Saudita, podía ordenar un operativo de tal magnitud.  

MBS goza del mote de  “reformador”. Permitió  a las mujeres conducir,  anatema  para la jerarquía religiosa wahabí  y   desarrolló  un plan  para en  2030  liberar la economía de la  dependencia del petróleo. Sin embargo en noviembre de 2017 con la excusa de lucha contra la corrupción, MBS encerró a decenas de príncipes, empresarios y funcionarios en el lujoso hotel  Ritz Carlton en Riad,  los cuales fueron liberados tras “renuncias”  o pago de abultadas “multas”.

En política exterior,  MBS ha  trastabillado  de fracaso en fracaso, lo cual ha minado su aura y  su poder y puesto en duda su asunción al trono.  MBS arrastró a su país a una guerra en Yemen contra una banda de insurgentes shiitas, los Houties, bien armados por Irán. Tras mas de tres años, los saudíes no han logrado  doblegar a los rebeldes  y están  cometiendo un   genocidio que ha segado la vida  de  decenas de miles de  civiles yemenitas.   

En junio de 2017, Arabia Saudita, Emiratos y Bahréin impusieron  un bloqueo  a Qatar  al que acusaban , no sin fundamento, de apoyar el terrorismo. En realidad  la principal molestia es con la cadena  qatarí Al Jazeera cuyo cierre reclamaban los agresores, que esperaban una pronta rendición de Qatar lo  cual no ha ocurrido. Por el contrario, Doha ha maniobrado inteligentemente alrededor de las sanciones y  a MBS  solo  le queda  buscar una salida digna del hueco en el que se metió.

En noviembre de 2017 ocurrió  un  memorable sainete  cuando Saad  Hariri. primer ministro libanés, leyó por la televisión saudí su renuncia al cargo, cuyo texto le había sido pasado por pajes  al servicio de  MBS.  Tras la presión internacional, a Hariri le fue permitido volver a su país  donde se retractó  de la renuncia que nunca había presentado. MBS buscaba cambiar el paradigma de poder en Líbano epicentro del conflicto regional entre Irán y los saudíes. Humillante Derrota  para MBS.

Recientemente  vino la desproporcionada reacción de MBS  a un trino. Un trino de la canciller de Canadá en el que expresó su preocupación por la violación a los derechos humanos en el reino. Quien dijo miedo. El embajador de Canadá en Riad fue expulsado del país, los saudíes ordenaron a miles de estudiantes en Canadá a regresar, se congelaron las relaciones comerciales y la inversión. 

En una corona célebre  por las intrigas palaciegas, muertes misteriosas, fratricidios y demás, nada de extraño tendría que MBS quien  llegó con todo a tomarse el poder pero  ha cometido demasiados errores, termine en la calle, o peor.           

 

817058

2018-10-09T22:00:00-05:00

column

2018-10-09T22:00:01-05:00

alagos_86

none

MBS

3

3449

3452

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Marcos Peckel

Tiranos gemelos

¿A cómo Groenlandia?

Agitando el polvorín

El lánguido final del Foro

25 años tras la justicia