Por: Patricia Lara Salive

Mensajes electorales

El triunfo de Claudia López en Bogotá, luchadora incansable contra la corrupción y la parapolítica, y de Daniel Quintero en Medellín, brillante líder progresista quien solito derrotó a Uribe en su casa, más la victoria de los alcaldes de Cartagena, Cúcuta, Villavicencio y Manizales, y la de los otros elegidos en alianza con el Partido de Verde, empezando por Jorge Iván Ospina en Cali, demuestran que el país no es el que el presidente Iván Duque cree: Colombia ya no es el país de extrema derecha que le come cuento a Álvaro Uribe y al Centro Democrático, pues su principal partido es hoy el Verde. Eligió en sus grandes ciudades a alcaldes comprometidos con el Acuerdo de Paz. Se hartó de la polarización encarnada por el enfrentamiento entre Gustavo Petro y Álvaro Uribe, los derrotados de las pasadas elecciones. Quiere superar la politiquería y caminar hacia la modernidad. Y no desea seguir hundida en la guerra.

Llegó la hora de que esos mensajes de las elecciones los escuchen varios:

Primero, debe oírlos el presidente Duque quien, a partir de los resultados electorales, tiene todo el aval para buscar una alianza en el Congreso con la Bancada de la Paz (Partido Verde, Liberal, de la U, Polo Democrático, Cambio Radical, Decentes y FARC), y así superar el estancamiento político y sacar adelante sus proyectos.

Después, debe oírlos el Eln, con el fin de que deje su empeño en continuar la guerra, entienda que le dan más frutos los caminos democráticos, busque un acuerdo con el Gobierno y reinicie las conversaciones de paz.

También debe escucharlos Gustavo Petro, quien tiene que entender que ya él no es el gran jefe de la izquierda, pues las principales mujeres de su Colombia Humana (Ángela María Robledo, María José Pizarro y María Mercedes Maldonado), como era lógico, apoyaron a Claudia López y buena parte de su electorado votó en enhorabuena por la alcaldesa.

Tiene que oírlos además el senador Uribe, quien debe darse cuenta de que ya es hora de que se dedique a sus nietos y a sus caballos y deje a este país en paz, porque Colombia anhela nuevos liderazgos.

Y tiene que volverlos a escuchar el presidente Duque, quien debe sintonizarse con ese nuevo país, cambiar su política de defensa, obligar a las tropas a regresar al respeto a los derechos humanos y empeñarse en la consolidación y conquista de la paz completa.

Y, por supuesto, deben escucharlos los nuevos alcaldes, que disponen de todo el apoyo ciudadano para hacer de sus ciudades urbes incluyentes, alejadas de la polarización, con espacios democráticos, prósperas y listas a apoyar la implementación completa del Acuerdo de Paz.

Para finalizar, quiero preguntarle al alcalde Enrique Peñalosa: ¿no es mucho más elegante, sensato y respetuoso de la democracia, que se siente de nuevo con la alcaldesa, que discuta con ella sus objeciones al POT, las incorpore y expida un POT fruto del consenso?

Nota. Me dicen que el presidente Duque está inclinado a ordenar que el próximo jueves Colombia vote en la ONU a favor del bloqueo a Cuba o que al menos se abstenga de hacerlo. ¡Esa sería la mayor afrenta a la tradición internacional del país, que nunca, ni siquiera en épocas de Uribe, asumió semejantes posiciones! Además, iría en contra de las corrientes mayoritarias que se expresaron el domingo en las urnas. ¡Por favor recapacite, presidente!

***

Adiós, querido Alfredo Molano. ¡Qué falta van a hacer tus reportajes! ¡Qué falta vas a hacernos a tus amigos! Paz en tu tumba.

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

888923

2019-11-01T00:00:38-05:00

column

2019-11-01T01:00:01-05:00

[email protected]

none

Mensajes electorales

20

3914

3934

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Patricia Lara Salive

No solo es Botero

Mi deuda con Perry

El fenómeno Galán

Uribe: “Fue a mis espaldas”

No se equivoque más, presidente