Por: Columnista invitado

Metro elevado: ahorro del 26%

Metro elevado: ahorro del 26% 

Andrés Escobar Uribe*

El 31 de octubre el señor Alexander Marín firmó un artículo titulado “Metro Elevado o Subterráneo: ¿Y dónde está el ahorro?”  Allí hace un a serie de cálculos aritméticos que le permitieron concluir que construir un metro bajo tierra, hoy, sería más económico que hacerlo elevado. No puedo dejar de objetar sus cálculos, pues hacen ver equivocada la decisión del CONPES de apoyar al Distrito con el 70% del costo del metro elevado, así como la firme decisión del Distrito, incluida la mayoría del Concejo y el alcalde Peñalosa, de sacarlo adelante. 

La decisión del CONPES se basó en diez estudios, uno de los cuales fue la evaluación beneficio/costo, realizada por la consultora Deloitte, por encargo del BID y del DNP (no del Distrito). Dicho estudio arrojó que el proyecto elevado tendrá beneficios superiores en un 21% a sus propios costos, mientras que “en el caso subterráneo no habría excedentes”, como correctamente lo cita el periodista Marín.

Pese a esta conclusión rotunda del consultor independiente, Marín aventura una serie de comparaciones con datos parciales tomados de ese y otros estudios, calculados en otros años  y para otros efectos, para llegar a unas conclusiones que lucen preconcebidas.  

Los lectores deben saber que los presupuestos de costos de las dos alternativas los supervisó una misma entidad, la FDN. El primero de ellos por mandato de la administración Petro en el 2014, y el segundo por mandato de la administración Peñalosa en el año en curso.  Por solicitud de entes de control, dicha entidad hizo la comparación, actualizando el subterráneo a los costos de 2017 para hacerlos comparables, y excluyó en ambos casos las obras complementarias (vías, ciclorutas), pues en el proyecto actual representan más del 20% del costo de la obra civil. Naturalmente, la actualización tuvo en cuenta que la devaluación en los tres años fue mayor al 50% y afectó al componente importado, que representa el 35% de la inversión.  

Esta comparación de lo comparable, con una misma metodología para ambos proyectos, concluyó que el costo por cada kilómetro es 20% menor en el elevado. Pero si se compara el conjunto,  el ahorro total es del 26%.   Creo que eso responde mejor, más técnicamente, la pregunta que se hizo el columnista ¿Dónde está el ahorro?

*Gerente, Metro de Bogotá S.A

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El débil argumento de Trump contra China

Mi país triste

¿Qué no se ha dicho sobre la venta de la ETB?