Por: Leonardo Fabio Martínez Pérez

Movilización social sin precedentes

A lo largo de las últimas semanas el país ha sido escenario de una movilización sin precedentes, que ha convocado la participación de diferentes sectores sociales y que, a partir del ejercicio del derecho fundamental a la protesta pacífica, busca legítimas reivindicaciones.

Las diferentes acciones que ha comprendido este proceso, evidencian una profunda inconformidad hacia las políticas estatales y hacia las lógicas del desarrollo económico centrado en la extracción de recursos naturales.

 Asuntos como la salud, el sistema pensional, la educación, el desempleo, la brecha social entre lo urbano y lo rural, la corrupción, el cumplimiento de los acuerdos firmados entre el Gobierno Nacional y la insurgencia, la defensa de la vida de líderes y lideresas sociales, la protección de los ecosistemas y las especies, la equidad de género, entre otros, hacen parte de esta agenda política que cada vez cobra más fuerza.

Esta situación demanda el establecimiento de un diálogo social continuo y riguroso, que esté enfocado en responder a las necesidades que se han acumulado por décadas en nuestra sociedad a causa de la ausencia de políticas públicas y programas de gobierno que cobijen a toda la sociedad conforme a sus requerimientos y condiciones particulares.

En la perspectiva de contribuir con el diálogo social, el Consejo de Rectores del Sistema Universitario Estatal –SUE- en su sesión del 26 de noviembre del 2019 invitó públicamente a la construcción de una agenda académica y diversa en todo el país para aportar a la formación de ciudadanías con el objetivo de posibilitar las distintas demandas de la sociedad colombiana. Así puso a disposición toda la capacidad institucional acumulada por décadas en ciencia, arte, cultura e innovación para construir colectivamente propuestas de abordaje de los conflictos sociales que enfrentamos en la actualidad.

El SUE ofreció a la sociedad colombiana y al Gobierno Nacional su vocación de mediación frente a la movilización social, siendo garantes de este proceso con el objetivo de contribuir a la búsqueda de soluciones frente a las carencias que se han expuesto desde el 21 de noviembre por parte de amplios sectores sociales

Asimismo, los rectores de las universidades públicas insistimos en la construcción de universidades libres de violencia, pues la razón de ser es la formación de profesionales críticos y competentes, la generación de conocimiento y la proyección social para impactar los contextos y territorios del país.

Ahora bien, la academia también debe velar porque el derecho de los ciudadanos a manifestarse se respete integralmente y en tal sentido el cumplimiento de protocolos internacionales para el acompañamiento de la protesta deben ser consistentes en su aplicación y se deben evitar los excesos de fuerza que se puedan presentar.

En el movimiento social que se ha gestado en los últimos meses en todo el país, las voces de los jóvenes, estudiantes, mujeres, indígenas, trabajadores, entre otros, son relevantes. Estos grupos buscan un futuro en el cual sean reconocidos sus derechos y proyectos de vida en múltiples dimensiones como trabajo, educación, cultura, salud, respeto de la naturaleza y cuidado del planeta.

En estos términos asistimos a una oportunidad histórica, de la cual podemos sacar grandes aprendizajes como sociedad y atrevernos desde los múltiplos espacios ciudadanos y del Estado a construir propuestas que permitan generar un gran acuerdo nacional en favor de la paz, la justicia, la equidad y la defensa de derechos sociales y políticos.

* Rector, Universidad Pedagógica Nacional.

895607

2019-12-13T00:00:15-05:00

column

2019-12-13T01:35:29-05:00

jrincon_1275

none

Movilización social sin precedentes

37

3773

3810

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Leonardo Fabio Martínez Pérez