Por: Leonardo Fabio Martínez Pérez

Nuevas apuestas de la UPN en la formación de maestros

La Universidad Pedagógica Nacional ha desempeñado un rol importante en la defensa de la educación superior pública como un derecho fundamental, no solo acompañando la movilización social gestada en el último año a favor de la asignación de nuevos recursos al presupuesto de las universidades estatales, sino también realizando un seguimiento riguroso al cumplimiento de los acuerdos de las plataformas estudiantiles y profesorales.

De la misma manera, su trayectoria y liderazgo tanto en la formación de maestros, como en la producción de conocimiento educativo, didáctico y disciplinar ha dejado una impronta en el contexto educativo nacional. Es por eso que proyectar los objetivos, el énfasis y la dirección que la Universidad tomará en los próximos años se convierte en un asunto político no solo del orden institucional, sino también nacional. 

En ese sentido, consideramos que la formación de educadores, maestros y profesionales de la educación debe ser fortalecida con calidad y excelencia para favorecer efectivamente las transformaciones culturales que requiere nuestro país. La construcción de un nuevo plan de desarrollo institucional (PDI) pasa por ser un requerimiento legal exigido por el artículo 339 de la Constitución Política y por el Artículo 83 de la Ley 30 de 1992, y se constituye en una oportunidad para establecer de manera armónica y participativa el camino que recorrerá la institución para el cumplimiento de nuestras tareas misionales en los próximos cinco años.

La construcción colectiva del PDI 2020-2024 parte de los logros alcanzados en el plan de desarrollo Formación de Maestros para una Colombia en Paz, del informe de gestión de la administración 2014-2018 y del actual programa rectoral Dignificar lo Público y Potenciar la Universidad que traza líneas estratégicas esenciales para sostener, cualificar y posicionar nuestros compromisos misionales de docencia, investigación y proyección social. La base de esta construcción está fundamentada en principios orientadores que desde la ética de lo público, la filosofía del buen vivir y la participación responsable, buscan transformar el imaginario social respecto a la pertenencia y cuidado de lo público, el reconocimiento de la diversidad cultural y epistémica en la formación humana, crítica y ambiental de profesores, y la conformación de una participación comprometida, cualificada e incluyente que permita reivindicar la posición de la Universidad como bien social.

En este proceso democrático, reconocemos que el país aún demanda la construcción de una paz justa y duradera; sin embargo, esta construcción se torna difícil en una sociedad que margina sectores de su población a causa de diversos factores, ya sean físicos, cognitivos, culturales o económicos y los más preocupante, en un escenario en el cual distintos actores insisten en la violencia. Por eso, en la Universidad una de las apuestas del nuevo plan es garantizar la inclusión y la diversidad en todas las dinámicas institucionales, así como en las futuras prácticas de los profesionales de la educación que formemos en nuestras aulas.

La formación de maestros, educadores y profesionales de la educación como práctica fundamental de la Universidad permea los procesos misionales, proyectándola como dinamizadora de la formación humana, profesional y cultural de los educadores colombianos, y como una institución que produce conocimiento en el tema, al tiempo que propone y potencia alternativas, y plantea políticas educativas tanto para el país como para el contexto latinoamericano y mundial.

La construcción de la paz también implica repensar las relaciones que establecemos con el entorno, reconociendo los bienes naturales más allá del valor monetario que les hemos atribuido y entendiendo que estos seres no humanos permiten la vida en dinámicas simbióticas de las cuales, seamos conscientes o no, formamos parte. Desde esta perspectiva, consideramos que la Universidad debe estar encaminada a una formación de maestros y educadores comprometida con la construcción de una sociedad ambientalmente sustentable, fundamental para la preservación de la diversidad biológica y cultural. En esa medida, la sustentabilidad debe hacer parte de las prácticas y la cultura institucional, y por tanto constituye una de las grandes apuestas de nuestros procesos formativos.

Otro de los grandes retos está relacionado con la dignificación de la profesión docente, no solo desde el aula y los procesos investigativos, sino también en las condiciones de trabajo y desarrollo profesional. De la misma manera, se propone el fortalecimiento de la investigación como proceso formativo y de incidencia social, a favor de la creación de prácticas más pertinentes para los contextos en los que se desarrollan, y de la formulación de políticas que tienen impacto en las instituciones educativas, en el acompañamiento a comunidades e instituciones, en la implementación de innovaciones, en la administración o ejecución de proyectos, entre otras posibilidades que permitan el mejoramiento de las condiciones de los proceso educativos en el país. El fortalecimiento de todas las Facultades de nuestra Universidad será una prioridad, haciendo énfasis en la generación de un programa de maestría para la formación en educación artística y musical, así como para la formación de educadores físicos. La incidencia en el entorno social a través de nuestra misión se profundizará con el compromiso de nuestros egresados que hacen presencia en el territorio nacional.

Fortalecer la formación de profesores en el país requiere también de mejores escenarios y apoyos tecnológicos para la investigación y la formación, acordes con las necesidades propias del contexto universitario. En esa medida, trabajar por la construcción y adecuación de los espacios físicos requeridos para la formación de calidad de maestros en diferentes áreas constituye uno de los desafíos más importantes que debe ser atendido por la universidad en los próximos años. El mantenimiento de las instalaciones existentes y la búsqueda de alternativas para ampliar la infraestructura con la construcción de la Facultad de Educación Física en Valmaría constituirán una meta relevante.

Para la Universidad Pedagógica, la educación es el campo en el que se puede impactar de múltiples formas. Es por ello que este proceso democrático construye desde todos los estamentos una apuesta colectiva de Universidad transformadora e incluyente que pretende contribuir con la calidad y el fortalecimiento de la Educación a nivel institucional, regional, nacional e internacional.

* Rector, Universidad Pedagógica Nacional.

867089

2019-06-21T04:05:00-05:00

column

2019-06-21T04:15:02-05:00

jrincon_1275

none

Nuevas apuestas de la UPN en la formación de maestros

54

6900

6954

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Leonardo Fabio Martínez Pérez

Regalías para qué y para quién

Defendamos la vida y la paz