Por: Mauricio Jaramillo Jassir

Obamacare, otra derrota para Trump

Esta semana es clave para Donald Trump: el Partido Republicano pretende revivir un proyecto de ley para derogar el Obamacare (uno de los intentos más ambiciosos por lograr una cobertura universal, en un país donde la pobreza y las dificultades para al acceso a la salud vienen incrementándose), bajo el liderazgo de los senadores Lindsey Graham y Bill Cassidy para impedir que las compañías aseguradoras estén obligadas a pagar por medicamentos costosos para enfermedades crónicas o a enfermos un estado de salud comprometido.

El propósito consistiría en reducir los costos para mejorar la efectividad en la gestión de la salud, lo que no termina de convencer a muchos estadounidenses.

Los promotores de la polémica ley tendrían asegurados 50 votos de un total de 52 escaños, que se encuentran en manos del Partido Republicano. En semejante contexto, la figura de John MCain que ya dijo se opondrá a la ley Graham-Cassidy. McCain ha dejado claro que al país le conviene que republicanos y demócratas trabajen del mismo lado, y que en uso de conciencia no puede apoyar una iniciativa de ese tipo, así provenga de su propio partido. Y es que, si tal ley se aprueba, podría afectar el acceso a medicamentos de unos 30 millones de estadounidenses hacia 2026, según estiman cálculos de expertos.

El propio Trump ha reconocido que sin el apoyo de McCain será más difícil lograr la aprobación de la ley, pero insiste en que deben procurar por todos los medios su reforma. Lo más grave para Trump es que si no se aprueba antes del 30 de septiembre, necesitará de 60 votos (pues la votación no estaría cobijada por las normas presupuestales especiales), por lo que deberá buscar el apoyo de algunos demócratas.

La coyuntura ha puesto en evidencia las dificultades de Trump dentro de su propio partido, y ha demostrado que tener la mayoría en el Senado, no es suficiente para llevar a buen puerto sus promesas de campaña. Este nuevo intento por derogar el Obamacare desnuda una debilidad patente en el gobierno, y su pobre gestión para convencer a sectores del Partido Democrática y Republicano que ven con preocupación la falta de contexto del presidente para hablar sobre ciertos temas, y la ausencia total de conocimiento sobre aspectos específicos. Aquello es aplicable a la salud, a la migración, y a asuntos de defensa ligados a la política exterior.

Profesor U. del Rosario

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mauricio Jaramillo Jassir