Por: Catalina Ruiz-Navarro

Olímpica Estéreo y el abstencionismo

El domingo 19 de noviembre, mientras se llevaba a cabo la consulta abierta para elegir el candidato presidencial del partido Liberal (la disputa estaba entre Cristo y De la Calle), en Olímpica Estéreo de Barranquilla desde la mañana el locutor cantaba que De la Calle perdería la contienda.

Uno de los locutores (quien por la hora —2:45 p.m.— y fecha debió ser Jeiminson Ochoa) anunciaba que nadie salió a votar: “Eso pa qué, hay apenas cinco personas en la calle”, “yo salí, pero a botar la basura”. También contaron que ninguno en la emisora había votado, que la consulta fue un gasto de “$40.000 millones que nos hubieran podido dar a nosotros, cuando al final todos esos bandidos van a ir presos”.

Esta es una falacia evidente. Gastar en la democracia no es botar la plata, ni los candidatos de la contienda tienen fama o algún historial que permita calificarlos como “bandidos”. Tampoco era como si esos 40.000 millones de pesos los fueran a repartir entre los casi 50 millones de habitantes en Colombia, ¿o acaso esperaban que se repartieran de a 800 pesos por persona? Luego el locutor continuaba: “Solamente 15 votos de una lista de 15.000 personas para votar. Esto me tiene ardido a mí, en qué se gastan 40.000 millones de pesos, han podido poner una encuesta por internet” (esta afirmación a todas luces también era falsa, porque a pesar de la baja asistencia a votar, hubo suficientes votos para que ganara Humberto de la Calle). Luego, entre canción y canción, se quejaban de la ley seca, como si fuera la primera vez en la vida que se toma una medida así.

Olímpica Estéreo es quizás la emisora más escuchada de toda la costa. Y aunque es cierto que Olímpica Estéreo es una emisora de música y no de política, también es cierto que la política se encuentra en todos los campos de la vida social humana. Olímpica también es la emisora de los Char, la emisora del alcalde. Y el alcalde apoya a Cambio Radical y apoya al candidato Vargas Lleras. Y según los cálculos electorales de muchos analistas, a este partido le convenía más que quedara Cristo y no De la Calle.

Los locutores de cualquier emisora pueden emitir sus opiniones políticas, cómo no, si este país es aún una democracia, pero incitar de manera insistente al abstencionismo parece impropio hasta para una emisora de música tropical (una de las mejores en su género), sobre todo dado el contexto político en que está inmersa la misma.

No necesitamos que Olímpica Estéreo tome partido político o que oculte sus preferencias. De hecho, mejor que las diga por ejercicio de transparencia. Pero promover el abstencionismo en un país que tanto necesita fortalecer su democracia es bajo, y difundir información no verificada sobre las mesas de votación es manipulador. Ojalá que en los próximos meses de tiempos preelectorales la emisora sea un poco más respetuosa y transparente con sus oyentes, que nos diga qué información es opinión, qué información es inventada y sobre todo que dejen de promover el abstencionismo. Lo pido como columnista, como ciudadana y como alguien que quiere seguir siendo una fiel olimpiquista.

@Catalinapordios

Buscar columnista