Por: Juan Carlos Pinzón Bueno

Estados Unidos y Colombia: una relación especial

Sin duda alguna, el momento que vive hoy Colombia es clave no solo para el país mismo, sino para las demás naciones del hemisferio y del mundo, especialmente con aquellas con las que a lo largo de los años ha edificado una estrecha relación.

Es hora de aprovechar este momento para proteger la construcción del futuro del país –que ya está en marcha– y es en ese sentido que se hace necesario e imprescindible solidificar las relaciones que Colombia ha construido con los demás países. Una de ellas, y sin temor a equivocarme, la más importante, es la alianza estratégica que se tiene en todos los frentes con Estados Unidos.

Colombia, por el esfuerzo y los avances logrados en los últimos años, ya no es solo receptor de asistencia estadounidense; ahora es un aliado estratégico que está en capacidad de exportar conocimiento y capacidades en diferentes renglones, como efectivamente lo viene haciendo. Nos hemos movido de una agenda centrada en seguridad, hacia escenarios donde el desarrollo de la educación, la tecnología y la cultura, entre otros,  enmarcan una diferencia.

Siempre he considerado que Colombia y Estados Unidos tienen una relación importante, que hoy, especialmente, se debe mantener y fortalecer aún más. Cuando tuve la oportunidad de servir al país como Ministro de Defensa trabajamos muy de cerca con el general John Kelly, entonces comandante del Comando Sur de EE. UU. y hoy nominado para ser el nuevo Secretario de Seguridad Interior de la administración del presidente Donald Trump. El general Kelly considera que las naciones tienen una ”relación especial” y es un convencido de que nuestro país es el más importante para Estados Unidos en el hemisferio.

Muchos otros altos funcionarios del nuevo gobierno estadounidense a quienes les hemos expuesto la transformación colombiana son clave para seguir fomentando los nexos institucionales, políticos, económicos e intelectuales en el nuevo escenario sin conflicto armado con las Farc y para mantener el apoyo que ayude a garantizar la estabilidad que Colombia necesita. Nuestro país,  es en consecuencia visto como un modelo a seguir por otras naciones del hemisferio.

Desde la embajada de Colombia en Estados Unidos, precisamente, en estos 17 meses hemos orientado nuestro trabajo para que esa relación se siga fortaleciendo y de esa manera, los positivos resultados continúen rindiendo beneficios a los países y sus ciudadanos. Además de las tareas propias de la embajada en Washington, en este lapso se intensificaron las visitas a otras ciudades, centros de pensamiento y educativos, empresarios, congresistas y líderes  estadounidenses, para dar a conocer a fondo la nueva realidad colombiana y facilitar así las relaciones de diferente orden.

Hoy trabajamos en la transición del Plan Colombia a Paz Colombia. El primero tenía como objetivos clave, derrotar el terrorismo y combatir el narcotráfico, debilitar el crimen organizado, fortalecer las instituciones y construir el camino hacia la paz. Ahora nos enfocamos con la administración y con el congreso de Estados Unidos en el nuevo programa, Paz Colombia. Los objetivos comienzan por llevar desarrollo y alternativas a las zonas marginales de posconflicto, fortalecer las instituciones, garantizar las capacidades de lucha contra el crimen organizado en Colombia y en el hemisferio, y algo muy necesario: contribuir a la desmovilización definitiva de los grupos armados, como también cumplir de manera efectiva con el desminado humanitario.

Esta transición es clave en la relación bilateral. Paz Colombia permitirá llevar la cooperación a un nuevo nivel, con el objetivo de consolidar el nuevo escenario nacional y sostener la evolución del país a largo plazo, no solo a través del acompañamiento sino del aporte presupuestal, que durante los últimos 17 meses alcanzó un aumento de 100 millones de dólares por parte de la actual administración y que está por aprobarse en el Congreso de EE. UU.

En el avance de la relación bilateral se puso en marcha el Consejo Asesor Permanente de CEO’s Colombia-Estados Unidos, que busca unir iniciativas de los sectores público y privado para fomentar el desarrollo económico y social a partir de la generación de empleo y la promoción de políticas que contribuyan a la competitividad y a la inversión. Igualmente formulará recomendaciones de los presidentes de las empresas más importantes de Colombia y Estados Unidos que ayuden en la atracción de más turismo a Colombia.

Otro resultado destacado es la creación del Task force Colombia-USA,  que servirá como centro para el desarrollo de recomendaciones y diseño de oportunidades de cooperación que beneficien a ambas naciones. En esta iniciativa participan el Atlantic Council, uno de los centros de pensamiento más relevantes e importantes de Washington, y congresistas demócratas y republicanos, encabezados por los senadores Roy Blunt y Ben Cardin, quienes harán parte de su junta permanente. Mecanismos como este funcionan entre Estados Unidos y países como Australia, Israel y Japón, entre otras destacadas naciones.

Tuvimos un trabajo importante con la administración del presidente Barack Obama. Fueron muchos los logros, los aciertos, y es de agradecer el apoyo que ha recibido Colombia. Nuestro país ha tenido un trabajo bipartidista y en eso se ha caracterizado y fundamentado la relación entre los dos países, por eso hoy podemos decir que estamos preparados y listos para trabajar con la administración del presidente Donald Trump. Para ello se ha desarrollado una serie de reuniones con representantes de la misma, a quienes se les expuso los importantes resultados en seguridad, defensa y en temas sociales y económicos, entre otros, que ha obtenido nuestro país gracias al apoyo de EE. UU., y las ventajas de la relación bilateral, para seguir estrechando los vínculos estratégicos y fortalecer la cooperación con recursos para el futuro de Colombia

No dudo de que vengan nuevos retos y que las prioridades puedan cambiar. Sn duda, habrá un mayor enfoque en temas como narcotráfico, pero como siempre, debemos encontrar la mejor forma de hacer un trabajo conjunto que beneficie a nuestras dos naciones.

Somos optimistas con que se sigan dando resultados positivos en la relación entre los dos países y en el fortalecimiento de la misma. No hay mayor honor que trabajar por la Patria y desde la Embajada de Colombia en EE. UU. nuestro equipo ha hecho las gestiones cabalmente por un país que tiene hoy las mejores cartas de presentación: una nación que es referente mundial en muchos aspectos, aliada estratégica clave en el concierto internacional y que mantiene con este país norteamericano una relación especial.

 

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Pinzón Bueno

Justicia penal militar

El próximo presidente

Gobernabilidad

Diplomacia y firmeza

Encuestas y percepciones