Petro, ¿el deshuesado?

Noticias destacadas de Opinión

En estos días de confinamiento tuve el tiempo para ver en Netflix las seis temporadas de Vikingos. Es una serie muy fuerte y llena de toda clase de personajes. Uno de ellos es Ivar “el deshuesado”, hijo de Ragnar Lodbrok, un rey que tuvo varios hijos. Ivar nació con una deformidad en una pierna y su padre trató de matarlo (el infanticidio se aplicaba a quienes nacían con deformidades físicas), pero fue salvado por su madre.

Ivar “el deshuesado” creció lleno de rencores y ambiciones incontrolables. Finalmente acabó reinando, traicionando y asesinando a dos de sus hermanos. Pues este personaje, por su enfermizo temperamento, podría fácilmente compararse con Gustavo Petro. No porque Petro haya asesinado a sus hermanos, sino por los rasgos de su peligrosa personalidad. Totalmente paranoico, mitómano, egocéntrico, calculador, charlatán y tremendamente inteligente.

El doctor Petro sigue demostrando que no cree en las instituciones, deslegitima a todas las autoridades, piensa que está por encima de la ley y se quiere hacer al poder combinando, como buen izquierdista, todas las formas de lucha. Como no pudo hacerlo con las armas, ni siquiera cuando el M-19 se tomó el Palacio de Justicia con financiación de los narcotraficantes, ahora decide llamar a la anarquía, que lo sugestiona.

Dos años después de elecciones desconoce la legitimidad del presidente Iván Duque. No acepta absolutamente nada, venga de donde venga, que no le guste. Tal será su frenesí, que muy prestigiosas clínicas colombianas le descartaron un cáncer y, a pesar de eso, dijo que padecía esa enfermedad y se fue a Cuba, en donde le dijeron, palabras más o palabras menos, que la dolencia que padece se maneja con omeprazol. ¿Acaso no fue eso un acto demencial?

Petro, como Ivar “el deshuesado”, es capaz de dejar tirados, como ya lo ha hecho, hasta a sus mejores amigos con tal de llegar al poder. Es desconfiado y traidor. Cada vez que oigo al doctor Petro me imagino lo que hubiera sido su manejo de la crisis generada por la pandemia. Por supuesto que gozaría haciendo actos populistas como expropiaciones, dando órdenes contradictorias como las que ha dejado ver en sus funestas posiciones, pasando desde el confinamiento total hasta la desobediencia civil. Habría tomado decisiones erráticas, como las que tomó cuando fue alcalde de Bogotá y, sin dudas, estaría echándoles la culpa, como suele hacerlo, a los gobiernos anteriores.

Por cuenta del virus el país quedará en una muy mala situación económica y un desempleo aterrador. El doctor Petro lo sabe y por eso está haciendo una campaña peligrosamente populista. Colombia ha tenido muchos presidentes con rasgos diferentes. Pero, que se sepa, hasta ahora no ha tenido a ningún demente. ¡Y Petro actúa como tal!

Así como contó de su supuesto cáncer, es urgente que muestre sus exámenes psiquiátricos, eso sí, hechos por médicos colombianos calificados. De lo contrario acabaremos en manos de un personaje como Ivar “el deshuesado”.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.