Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Planeación participativa y desarrollo territorial

El XXI Congreso del Sistema Nacional de Planeación, realizado la semana anterior en Bucaramanga, se focalizó en el tema de planeación participativa, territorio y paz. La planeación participativa es el eje para la elaboración y ejecución de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) que se adelantan, en ejecución del Acuerdo de Paz.

Al congreso asistieron miembros de Consejos Territoriales de Planeación (CTP) de cerca de 900 municipios de Colombia. Los CTP son la instancia de planeación que busca garantizar la participación ciudadana en la construcción y seguimiento de las políticas públicas a nivel territorial. Por ello, es evidente el papel protagónico que deben jugar los CTP en la formulación y seguimiento de los PDET.

Los PEDT integran diferentes municipios cuyos planes de desarrollo se ven claramente modificados y deben partir de entender el territorio como una unidad de planificación desde la perspectiva social, productiva y ambiental. La posibilidad de generar territorios sostenibles depende de la conservación de un elemento clave para la vida humana y para la sostenibilidad de la producción agropecuaria: el agua. Por ello, el componente ambiental debe ser eje transversal en los PDET.

Según el Ideam, en los últimos 30 años hemos perdido la disponibilidad del 45 % del agua de buena calidad. Es urgente adelantar el proceso de recuperación y conservación de los ecosistemas naturales y seminaturales que garantizan el mantenimiento de la integridad y la provisión de servicios ambientales asociados al agua. No hay tiempo que perder, debemos definir mecanismos para garantizar la recuperación y conservación de la Estructura Ecológica Principal (EEP), asociada a los sistemas hídricos de los cuales dependemos. Sin agua no hay desarrollo ni vida, y tierra sin agua no vale. El punto de partida de los PDET debe ser la identificación de la EEP asociada al agua, y asegurar que, mediante el cumplimiento de la función ecológica de la propiedad, se gestione la conservación de las fuentes hídricas para beneficio de todos.

La red de Consejeros Territoriales de Planeación del Sector Ambiental presentó al XXI Congreso un manifiesto en el cual expresa su determinación de realizar un trabajo estructurado, con impacto y efectividad, en el propósito del desarrollo sostenible. Se parte de lo ambiental como eje estructurador para el ordenamiento ambiental y la vocación económica de los territorios.

En este sentido, los CTP defienden y promueven las consultas populares como instrumento de participación ciudadana y derecho constitucional, y señalan la obligación del Estado de garantizar la participación ciudadana, en todos los sentidos (logístico, presupuestal, administrativo, etc.). Más aún cuando se trata de temas claves para el manejo del territorio y la conservación del agua.

El manifiesto concluye con el compromiso de velar jurídica, técnica y administrativamente por el desarrollo sostenible y el crecimiento verde del país. Para ello se propone realizar veedurías ciudadanas, educación ambiental y participativa, pronunciamientos, acciones judiciales y técnicas, e impulsar propuestas y proyectos que nos lleven a ser un país sostenible, próspero, justo y equitativo.

La construcción del nuevo país debe significar un espacio cierto para la planeación participativa, y los CTP son un instrumento adecuado para contar con el aporte ciudadano en la gestión de territorios sostenibles.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Gestión ambiental y futuro inmediato

Minhacienda y la debilidad de Minambiente

¿Qué significa frontera agropecuaria?

¿Crecimiento verde, un determinante?