1 May 2021 - 3:00 a. m.

¡Qué papelón, señor Ceballos!

Ser el peor funcionario del peor Gobierno que ha tenido Colombia no es credencial suficiente para aspirar a la Presidencia. Aun así, Miguel Ceballos, saliente comisionado de Paz y merecedor de ese poco honroso galardón, pregona a los cuatro vientos que renunció porque “su alma le dice” que él es el indicado para dirigir los destinos de la patria.

Quisiera reírme y dejar las cosas de ese tamaño. Y me da vaina hacerles perder el tiempo a los lectores en semejante pequeñez, cuando el país tiene problemas mucho más apremiantes que las pataletas de un señor intrascendente. Pero como Ceballos afirma que su aspiración va en serio y que su trayectoria lo acredita para ser presidente, tendré que pararle bolas y explicarle por qué “su alma” nunca había estado tan equivocada.

Hay que empezar por lo obvio: resulta imposible encontrar a un comisionado de Paz que lo haya hecho peor que él. Contrario a su mandato constitucional, usó su cargo para emprender una guerra diplomática sin sentido contra Cuba, asegurarse de que no hubiera proceso de paz con el Eln y tirarse el que ya estaba firmado con las Farc. Ceballos se convirtió en uno de los críticos más notorios de la JEP, se puso la camiseta de la objeciones, ayudó a edificar el esperpento de exigirle a Cuba no cumplir los protocolos, contribuyó a que ese país quedara incluido en la lista de naciones que patrocinan el terrorismo, impulsó su agenda a punta de filtraciones amañadas a los medios y generó una crisis diplomática con el episodio de Gabino.

Como si eso fuera poco, se atravesó al sometimiento a la justicia que buscaba el Clan del Golfo y logró así que se consolidara ese grupo criminal. Su actuación fue desastrosa con la comunidad indígena e imposibilitó cualquier acuerdo con ella por su errático accionar de principiante.

Ceballos reúne dos características peligrosas cuando se juntan: incompetencia y mala fe. Lo que hizo para dinamitar el diálogo con el Eln fue imperdonable. Pensando que el anuncio iba a servir como cortina de humo para enfriar las protestas, les contó a los medios que el Gobierno y el Eln estaban en una fase exploratoria para sentarse a negociar. Con esa desfachatez, el tipo se pasó por la faja la confidencialidad y tiró por la borda cualquier posibilidad de un proceso con ese grupo armado.

Y ni hablar de su papel en el paro. Siendo el encargado de dirigir los diálogos con el Comité, dejó botado su cargo en el momento más difícil que ha vivido Colombia e hizo un berrinche porque no lo nombraron ministro y porque alguien se atrevió a buscar la paz con el Eln sin preguntarle. Aun así, él dice que se va con la satisfacción del deber cumplido y que su renuncia estaba anunciada. Esto último solo deja dos opciones: o él dice mentiras, o el presidente es un irresponsable que le encargó la negociación del paro a alguien que había renunciado.

No recuerdo un funcionario que, al salir de un gobierno, haya alcanzado tales niveles de infantilismo. Es evidente que Miguel Ceballos no está capacitado para ser presidente ni de la junta de vecinos de su edificio. Bueno sería que el hombre reflexione, se evite el oso más grande de su vida y de paso nos ahorre el calvario de verlo como candidato.

Comparte: