Por: Mario Morales

¿Quién rompe la piñata?

A ESTE PASO NO SÓLO EL SECTOR POlítico necesita una comisión de ajuste institucional, (el eufemismo con el que bautizaron la contrarreforma constitucional del 91, pensada sobre medidas por este gobierno antes de posesionarse).

También requieren una, y urgente, la diplomacia y las relaciones internacionales, hoy a cargo de comunicados de Palacio, de lo que suceda en las cumbres o de la mediación de países amigos.

Pero la que no da espera es la junta  de notables que coordine a la junta de asesores, no tan notables, del Minhacienda, con el grupo de expertos, no tan visibles, que le hablan al oído al Presidente.

Se nota a la legua que en este ámbito el Gobierno no tiene agenda común. De allí los palos de ciego que viene dando, como si se tratase de una terapia inspirada en el juego infantil de la gallina ciega. Prueba de ello es el reversazo del presidente Uribe en el cacareado impuesto al gas vehicular, (presentado como una “compensación” al fisco por parte de sus usuarios),  y que acaba de ser desechado por puro sentido común: se trataba de un castigo a quienes invirtieron en sus vehículos pensando en un mejor aire, en un mejor precio y en una alternativa a la gasolina.

Algo similar sucedió con la propuesta de decretar o extender el “pico y placa” en todo el país dizque para enfrentar la crisis por los precios del petróleo.

Y lo mismo puede ocurrir con la intención del Gobierno de cobrar el 2 por mil a las empresas de servicios públicos, es decir, a los usuarios que terminarían castigados y pagando por doble vía esa genial ocurrencia: en las facturas y en el freno a cobertura, masificación y baja en las tarifas.

Los más perspicaces dirán que sólo son globos de ensayo para medirle el aceite a la opinión. Otros argumentarán que de algún lado tiene que salir el dinero para sostener el enorme gasto público.

En cualquier caso, requieren de unos notables que los ayuden a poner de acuerdo en temas inaplazables como las tasas de interés, la caída del dólar y la crisis por el precio del petróleo.

Ah, y que les aclaren a los funcionarios que  los micrófonos no son tubos de ensayo ni el “palo” con el que se turnan para ver quién rompe la piñata.

www.mariomorales.info

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Miedo a lo diferente

Que discrepen

Que no se nos olvide

Si lo dejan

Sí, por los que vienen