Por: Ignacio Zuleta

¿Reciclar el plástico? ¡Mucho bulo!

Aquí se trata de desmontar las fake news del reciclaje del plástico. Descubrirá el lector que unas pocas cifras evidentes muestran que, por un lado, Acoplásticos, Trump y las petroleras que manejan las petroquímicas del globo pretenden que aquí no pasa nada, y, por el otro, aumentará la producción de bolsas, empaques, chucherías y botellas plásticas en un 40% en los próximos años. ¿Reciclaje?

Me permito un paréntesis “teológico”. La capacidad de los seres humanos para engañarnos y dejarnos engañar es asombrosa. Esta zona tórrida, que nos fue regalada de milagro, ya no aguanta posturas de agua tibia. Se trata de una crisis global, oh clase media aturdida y cómoda. Los codiciosos han destruido el planeta en que vivimos, les han robado a los niños el oxígeno con sus máquinas de gases ponzoñosos y han llenado las aguas de venenos y de plásticos. Como advertía hace dos siglos Humboldt, visionario y sufriente, han talado los bosques y malogrado las tierras de sembrar comida; han llenado los mares de viruta plástica, se suicidan las focas, se mueren las ballenas, agonizan las masas coralinas, hay epidemia de cánceres precoces. ¿Y merece respeto esta política asesina? ¡No jodás! Dios es misericordioso, pero no dicen los sagrados textos que sea un alcahuete.

Porque el problema está en la fuente. Si quiere usted las cifras, traduzcamos: para dentro de cuatro años la industria química de los Estados Unidos habrá invertido no menos de US$164 billones en 264 nuevas fábricas de plásticos. Pero estos gringos y otros petroleros europeos y árabes pretenden hacerle creer al universo que invertirán US$1 billón de verdes en sus alianzas de ecoimpostura y sus vergonzosas políticas cosméticas, para ocultarle las garras a la industria. ¿Reciclar?

Mídasele usted a estas realidades estudiadas: Shell, uno de los firmantes de una alianza dizque para mejorar la situación, está construyendo en Pensilvania una fabriquilla para producir 1,6 toneladas de polietileno cada año. Exxon aumentará su producción de polietileno en Mont Belvieu, Texas, hasta llegar a 2,5 toneladas de plástico por año, que aspira a ser la mayor productora en este mundo. ¿Reciclar? ¡Cuáles tortugas!

Y Arabia Saudita, por supuesto, tiene que empezar a migrar a los negocios petroquímicos sin quedarse rezagados con el crudo, así que construirá la mayor planta petroquímica del globo. Todo vale: gas de esquisto, fracking o perforaciones submarinas, y más plástico. ¿Reciclar con un aumento previsto próximo al 40 % en las bandejas en donde vienen sus verduras y en las botellas con las que se hidratan los deportistas famosos de un planeta desquiciado y agónico?

Porque si se trata de reciclaje, señores de Acoplásticos, el país se raja. Desde luego seguir el ejemplo de los Estados Unidos es demente pues producen una cantidad inaudita de basura plástica y no llegan al 35% de reciclaje. Los alemanes, que se comieron el cuento de que quizás darían abasto para limpiarles a las petroquímicas el daño, alcanzan el 68% (y han educado a un pueblo acostumbrado a disciplinas ciudadanas rigurosas). El global total de reciclaje en el planeta es del 16%; nosotros asomamos, según mentirijillas de los Danes y otras fantasmagorías oficiales, al 12%. Es decir que en las aguas del bello-puerto-del-mar-mi-Buenaventura y en Bocas de Ceniza, en donde regurgita el Magdalena sus detritus, flotarán el 80% de las bolsas, empaques, chancletas, juguetes, cepillos de dientes y botellas que consume este país timado.

871140

2019-07-16T00:00:55-05:00

column

2019-07-16T00:15:01-05:00

jrincon_1275

none

¿Reciclar el plástico? ¡Mucho bulo!

38

4172

4210

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ignacio Zuleta

“In varietate concordia”

15:03:22:19:33

Para dejar de mirarnos el ombligo

La alameda