Por: José Roberto Acosta

Reelección de Odebrecht

En febrero de 2014 Iván Duque se reunió en Brasil con el asesor político Duda Mendonça, a quien los corruptos de Odebrecht le pagaron US$1,6 millones para sumarse a la campaña presidencial del Centro Democrático.

En junio de 2015 metieron a la cárcel a Marcelo Odebrecht y en diciembre de 2016 Odebrecht se declaró culpable ante una Corte de Estados Unidos de sobornos y otros delitos en países como Colombia, donde contratos como Ruta del Sol y Navelena terminaron involucrados.

A Navelena se le declaró la caducidad del contrato por incumplimiento de su cierre financiero, aunque terminó favorecida con el irregular crédito del Banco Agrario por $120.000 millones y que terminamos pagando con parte de los $234.000 millones que con recursos públicos le giró Cormagdalena, cuestionada por la Contraloría.

El contrato Ruta del Sol evitó su caducidad por cuenta de una maniobra jurídica fundamentada en la denuncia del senador Iván Duque ante la Superintendencia de Industria y Comercio por violación a la libre competencia de Odebrecht, en lugar de haberlos denunciado penalmente por sobornos, favoreciendo a esta multinacional del crimen con una terminación anticipada del contrato.

En entrevista del 6 de diciembre de 2017, el senador Iván Duque dio más señales de su relación con Odebrecht cuando, ante la pregunta de Hassan Nassar sobre los funcionarios del gobierno Santos que contrataría en su presidencia, afirmó que escogería al actual director de Planeación Nacional y al actual director de la Agencia Nacional de Infraestructura. El primero estuvo en la junta directiva del Banco Agrario que aprobó el irregular crédito a Navelena y próximamente la Procuraduría le notificará pliego de cargos por ese hecho. El segundo funcionario fue el líder del cabildeo de la reciente Ley 1882 y que está siendo utilizada por los abogados de Odebrecht para recuperar millones en el contrato Ruta del Sol.

En ese momento el senador Duque me afirmó no saber los vínculos de estos funcionarios con tan cuestionados temas. Y aunque para esa época podría ser válida su ingenuidad o desconocimiento, hoy como candidato presidencial la candidez y la ignorancia son muy malos consejeros para conducir los destinos de Colombia.

No puede haber manto de duda sobre la conducta de los candidatos presidenciales frente al caso Odebrecht y sus involucrados, cualquier paso en falso los arrojará al abismo de su corrupción.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

La guerra perdida de Néstor Humberto

La verdadera terna

Renuncie Fiscal Martínez

Si el fiscal sigue en el poder

¿Un fiscal con aval para mentir?