Por: Hernán Peláez Restrepo

Repotenciar

Cuando el motor de un ascensor cumple lo que se llama vida útil, se hace necesario su cambio.

Existen tres posibilidades: comprar ascensor nuevo, modernizar o repotenciar el motor. Dependiendo de los costos y recursos, se procede a la operación.

Pues bien, hablando del clásico América-Cali, los diablos rojos parece haber repotenciado el equipo. Con el mismo plantel en los días del Polilla da Silva, aunque con más ritmo, dinámica y entrega. Ni Herner, ni Elkin Blanco, ni Kevin Ramírez, ni Carmelo Valencia figuran por diferentes razones en la línea titular. El resto permanece y ganó porque sorprendió al Cali en la primera media hora. Los verdes quisieron reaccionar en la complementaria, pero les cogió la noche y América ganó con acento lusitano tres puntos que lo levantan anímicamente. Es probable que temas como el económico hayan sido superados y ofrezcan estabilidad emocional. Tampoco puede descartarse que, cuando el final del torneo se avecina, muchos jugadores hacen un esfuerzo adicional para garantizar su permanencia. Puede ser.

Sin que aún se palpe, Santa Fe quiere repotenciar su equipo. Es de común ocurrencia que el “paganini” para justificar el revolcón sea el técnico, en este caso Gregorio Pérez. Un señor y caballero en el trato con todo el entorno del fútbol. Sé que no hubo roces con el plantel y simplemente la eterna razón dirigencial, los “malos resultados”, provocó su salida.

También es cierto que Gregorio Pérez en más de una ocasión señaló las limitaciones de plantel en términos técnicos. Porque contar con 25 jugadores no es la verdad de un equipo con pretensiones. No por tener un número alto de futbolistas se garantizan mejores resultados. Es necesario ver si dan la talla o responden a las necesidades del equipo.

Por ejemplo, Betancourt, el uruguayo, no responde a lo que se esperaba de él, y ojalá no vaya a engrosar la lista de delanteros foráneos intrascendentes, como fueron Angulo, el ecuatoriano; Falcón, el venezolano; Stracqualursi, el argentino, y hasta el boliviano Cabrera.

Viene el juego frente a Flamengo. Por lo pronto, que Pajoy, convertido por necesidad en lanzador de balones y no organizador de juego, cumpla ese papel y Armando Vargas aproveche para consolidarse como volante de creación. Tiene condiciones, pero es preciso que se convenza de su propia capacidad. Para repotenciar el equipo, Santa Fe exige la llegada de por lo menos dos jugadores importantes para el medio y la delantera.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo