Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Revés ambiental tributario

El tímido ambientalismo de Santos parece superar el programa de Duque, ¿o será que Cárdenas es más contemporáneo en su pensamiento ambiental que Carrasquilla y tiene más clara la relación entre ambiente sano, salud pública y ahorro de recursos públicos? La prevención, mediante una mejor calidad de aire, genera ahorro en tratamiento de enfermedades respiratorias.

La propuesta de subir los impuestos a la venta de vehículos con motores eléctricos va en contravía de la tendencia global. La Organización Mundial de la Salud (OMS) presenta cifras alarmantes respecto a los efectos negativos de la contaminación atmosférica y señala que anualmente mueren 4,2 millones de personas por contaminación del aire en espacios abiertos, especialmente en zonas urbanas. Los más nocivos son los motores y plantas movidos por energía fósil, especialmente por diésel y carbón.

En los países productores de autos, buses y motocicletas hay subsidios para que los productores migren de la producción de motores movidos con combustible fósil a motores eléctricos, e incentivos tributarios para que el consumidor se mueva hacia el consumo de motores eléctricos. En China, ante los graves efectos a la salud generados por la contaminación del aire urbano, el Gobierno dio un subsidio para impulsar el uso de buses eléctricos para el transporte público, y ya hay más de 300.000 buses eléctricos en circulación. Ahora Inglaterra compra buses eléctricos a China.

En Colombia, el impuesto diferencial —que en la reforma de Cárdenas fijó el IVA para los vehículos eléctricos en 5 % y no en 16 %— nos pareció una medida demasiado tímida, pero aun así contribuyó a que las ventas de vehículos eléctricos en el 2017 aumentaran en 200 %. Claro, Colombia sigue manejando cifras muy pequeñas en movilidad eléctrica. Si queremos impulsar la movilidad eléctrica de manera seria, debemos ser mucho más agresivos: poner IVA 0 % y dar incentivos a los productores de motocicletas para que se orienten a producir motos y bicicletas eléctricas, y fijar fechas para suspender los motores de combustible fósil en las motocicletas. Pekín así lo está haciendo y nosotros no debemos esperar a llegar a niveles de contaminación similares a los de Pekín para tomar medidas que son lógicas y generan claros beneficios.

Otro incentivo, que sin duda impulsa la selección de autos y motocicletas eléctricas, es que no tengan restricción de movilidad —pico y placa—, y los que usen combustible fósil sí lo tengan. Esto no tiene costo fiscal y redundaría en la salud de todos los ciudadanos, al acelerar la migración a motores eléctricos.

Santiago de Chile compró 100 buses chinos para iniciar el cambio de diésel a eléctricos este año. En buses eléctricos, nosotros vamos en ceros. La licitación de Transmilenio dio un paso positivo al definir un 40 % de los buses a gas. El 60 % restante en diésel Euro V con filtros especiales es cuestionable, y además falta ver si el diésel que se les suministrará va a tener la calidad requerida.

Esperamos que la parte que no ha sido asignada abra la oportunidad a los eléctricos. Además, la obligada renovación de los buses azules SITP debe ser con eléctricos. Es necesario mejorar la calidad del aire y hay gran oferta de buses eléctricos sencillos.

822216

2018-11-07T00:00:51-05:00

column

2018-11-07T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Revés ambiental tributario

27

3419

3446

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Andes: carranga, restauración y agua

Crisis climática, ganadería y restauración

SINA, voluntad sin presupuesto

Paramunos, agua y coexistencia

Deforestación, parques y glifosato