Sí se puede

Noticias destacadas de Opinión

El viernes ocurrió algo que hubiera sido imposible antes del Acuerdo de Paz: en un encuentro virtual, el exsoldado Jimmy Ramírez, quien quedó en silla de ruedas para siempre a raíz de que, en septiembre de 1994, fue emboscado por las Farc en Ciudad Bolívar, en Bogotá, se reunió, en compañía de su madre y de otras víctimas, con los antiguos comandantes de las Farc, Timochenko y Carlos Antonio Lozada, para celebrar que el partido FARC hubiera ganado la tutela que interpuso para que el Estado le reconociera a Ramírez el derecho a la salud, que le había sido vulnerado en los últimos 25 años porque otra persona lo había suplantado.

Que hayan sido las Farc las que lograran que ese exsoldado vaya a recibir la atención en salud a la que tiene derecho no puede pasar desapercibido en este país donde tantos insisten en exaltar los defectos del Acuerdo de Paz y en ocultar y minimizar sus logros.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.