Por: Cartas de los lectores

Sobre la columna de Yohir Akerman

Falta gravemente a la verdad el columnista Yohir Akerman en casi todo su escrito (El Espectador, "El esposo de la cónsul", marzo 17, 2019)

  1.      No tengo ni he tenido NINGUNA relación, participación, injerencia ni mucho menos influencia alguna en la situación de mi esposo Pedro Nel Pineda Rojas respecto de su hija menor. Es un tema de absoluta privacidad de él y la madre de la niña.
  2.      Es absolutamente FALSO y constituye una calumnia con alcance penal, afirmar que yo haya sido “cómplice” de “artimañas legales” o haya “usado influencias” de mi cargo para que mi esposo “pueda salir y entrar de Colombia pese a que tiene una medida cautelar en Migración por tener varios casos pendientes”. Mi esposo lleva sus temas judiciales de manera autónoma y hace varios meses el Juzgado Tercero ordenó el levantamiento de la restricción de salida del país.
  3. El resto del artículo calumnioso del señor Akerman es una repetición de hechos falsos unos, y tergiversados, otros, que ya fueron objeto de indagación por la Cancillería hace 7 años, y que culminaron con el cierre de la indagación, porque: “no existen elementos para deducir la existencia de una presunta irregularidad que merezca reproche disciplinario a la doctora Martha Patricia Medina González” (Oficina de Control Disciplinario Interno, Radicado IP-042/2012). Y enfatizó la Oficina de Control Disciplinario: “ni ella ni el país, conocía sobre las presuntas actividades ilícitas del precitado señor Cifuentes”.
  4. Como se observa, la labor de confrontación e indagación de este caso, por parte del señor Akerman adolece completamente de cualquier rigor académico, ético o periodístico, pues se limitó a copiar unos datos falsos e inventar otros, sin solicitar la versión de los afectados.
  5. Jamás gestioné préstamo ni recibí dinero de Cifuentes, afirmar lo contrario constituye una canallada y una infamia.
  6. Una nota que supuestamente pretendía mostrar un caso de inasistencia alimentaria se tituló de manera abusiva contra mí, usando mi nombre y cargo como escudo, para hacerla más destacada. No puede seguir ocurriendo que cada vez que quieran afectar a mi esposo hagan afirmaciones falsas, calumniosas e injuriosas contra mí; esto constituye, sin lugar a duda, un acto de violencia machista y de misoginia que debería estar proscrito del diario que usted dirige.

Exijo que el señor Yohir Akerman rectifique todas y cada una de sus aseveraciones mentirosas, en el mismo espacio y con el mismo despliegue de su escrito calumniador.

Martha Patricia Medina González. Berlín.

845551

2019-03-18T08:16:44-05:00

column

2019-03-18T08:18:02-05:00

ficaco04_81

none

Sobre la columna de Yohir Akerman

33

2920

2953

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

¿Será que en Bogotá tienen la palabra?

Dos cartas de los lectores

Sobre exportaciones