Por: Darío Fernando Patiño

Técnicas de información

AY REVUELO ENTRE LOS MEDIOS con el rumor de que la Casa de Nariño publicaría un manual para indicarles a los periodistas cómo elaborar la información oficial.

Pero aunque el secretario de Prensa, César Mauricio Velásquez, ya aclaró que es un texto para uso interno, yo tenía algunas sugerencias por si decidiera hacerlo público.

Recomendaría un capítulo para explicar las estrategias de los altos funcionarios del Estado. Para algunos ejemplos están el Ministro de Defensa y el propio Presidente:

 El dato suelto: una noticia tan importante como la muerte de Tirofijo no se informa, se insinúa.

La confusión: esta semana en La W Radio, el ministro Santos reveló que las tropas “vieron a los tres norteamericanos (secuestrados), inclusive los oyeron hablando en inglés entre ellos (…) presumían que Íngrid estaba con ellos, pero como estaban del otro lado del río no pudieron certificar esa información”. Muchos no pudimos entender cómo se podía desde el otro lado del río oír conversaciones en inglés, pero no ver si una mujer estaba con ellos. Tampoco cuál era el propósito de ese “dato”.

La advertencia: el 19 de febrero el Ministro dijo en Caracol Noticias: “Porque Alfonso Cano o cualquier otro miembro del secretariado sabe perfectamente que estamos cada vez más cerca, porque sus círculos de seguridad están cada vez más débiles, porque los tenemos infiltrados en el caso de Alfonso Cano (…) y por eso esta operación que estamos haciendo (en el Cañón de Las Hermosas) lo que hace es ir al corazón del círculo de seguridad de Alfonso Cano”.

La negación: Un día después del “fallecimiento” de Marulanda le preguntamos en rueda de prensa a  Santos: “¿Si Alfonso Cano estaba rodeado, la siguiente persona en caer podría ser él?”

Respondió: “Lo que se dijo sobre Alfonso Cano realmente no era cierto, no estaba rodeado, sí hay algunos operativos muy intensos contra él… pero no era cierto que él estuviera rodeado como se dijo en el momento”.

Ante la duda del periodista de por qué se había “soltado” esa versión del cerco, el Ministro aseguró: “Fueron los medios de comunicación, nosotros no lo dijimos”.

El presidente Uribe también acostumbra combinar diversas formas de comunicación:

La entrevista concertada. Larga y serena.

La entrevista por asalto, cuando llama especialmente a una emisora. Larga y agitada.

La rueda de prensa, cuando invita a los periodistas y luego los confronta.

Y ahora, la sucesión de comunicados que sirve para seguir en público y en simultánea, procesos jurídicos como el de Yidis.

Hay muchas más técnicas y ejemplos, (en ocasiones son simples metidas de pata) pero en justicia, no son patrimonio de los funcionarios. El ex presidente Gaviria parece estar usando un método para pagar con la misma moneda, la vaguedad de Uribe sobre la reelección: negar que será candidato, pero decir que el liberalismo no cierra ninguna puerta y que no hace concesiones anticipadas. Ni Rafael Pardo logra explicarlo.

Viéndolo bien, un manual para entender la información de un gobierno sería útil, pero no como aporte de ese gobierno, sino como un trabajo individual para quien quiera y como lo quiera hacer. En todo caso, recomendaría un epígrafe para este capítulo: siempre que un hombre público hable, tenga en cuenta que antes ha dicho lo contrario o muy pronto lo dirá.

~~~

Mi solidaridad con el sociólogo Fabián Sanabria, el decano más joven de la Nacional. Nombrado por sus méritos públicos y atacado por su vida privada. ¿Esa es la tolerancia en la universidad pública?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Darío Fernando Patiño

Carta para un malqueriente

Progreso con paso restringido

¿Estrategia o confusión?

Periodismo en directo

¿Quién entiende?